REAL MADRID

Figo: "La noche del Camp Nou me vino bien con Coca-Cola"

El portugués cuenta la infernal noche vivida en noviembre de 2002, pero también reconoce que le vino bien para hacer guiños a la marca de refrescos.

El Clásico del 23 de noviembre de 2002 pasó a la historia por ser uno de los más calientes que se han vivido. Todo porque Luis Figo regresaba a la que había sido su casa con la camiseta del Real Madrid. La sensación de traición por parte de la afición del Barça se plasmó con un ambiente infernal hacia el portugués, con lanzamientos de objetos incluidos. En la memoria quedaron las imágenes de Figo tapándose los oídos, la cabeza de un cochinillo y una botella de whisky sobre el césped del Camp Nou, pero el luso no se dio cuenta de eso hasta la mañana siguiente cuando lo vio en los medios de comunicación.

Figo era el encargado de sacar los córners y en uno de ellos vio que le tiraban una lata de Coca-Cola y el portugués no dudó en hacer un guiño a la marca que por entonces le patrocinaba. "Yo era el encargado de lanzar los saques de esquina y estaba concentrado porque quería hacer mi trabajo de la manera más profesional posible. Pero llegó un momento en el que no podía porque era tal la cantidad de objetos que caían que no sabría decir ni lo que era. Lo único que recuerdo es que me vino bien. Por entonces, a mí me patrocinaba Coca-Cola y vi una botella en el césped y la cogí como si estuviera rodando un anuncio", contó en un acto en Belem.

Lo peor de la noche lo vio al día siguiente. "Al día siguiente tuve la oportunidad de ver en los periódicos que cayeron botellas de whisky, cabezas de cerdo… había un poco de todo", sentenció ante la mirada del presidente de la República Marcelo Rebelo de Sousa.