Competición
  • Copa del Rey
  • Final ATP World Tour
Copa del Rey
Tolosa Tolosa TOL

-

Pontellas Pontellas PON

-

Becerril Becerril BEC

-

Urraca Urraca URR

-

FC Andorra FC Andorra AND

-

Andratx Andratx CDA

-

Comillas Comillas COM

-

Barquereño Barquereño BRQ

-

Fraga Fraga FRA

-

Peña Azagresa Peña Azagresa PAZ

-

Melilla CD Melilla CD MEL

-

Lobón Lobón LOB

-

El Álamo El Álamo ELA

-

Pedroñeras Pedroñeras PED

-

Club Atlético Antoniano Club Atlético Antoniano ANT

-

Atlético Porcuna Atlético Porcuna ATP

-

Ramón y Cajal Ramón y Cajal RYC

-

El Palmar El Palmar ELP

-

Intercity Sant Joan d'Alacant Intercity Sant Joan d'Alacant INT

-

Gran Tarajal Gran Tarajal GTA

-

Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
-

ATLÉTICO DE MADRID

¿Por qué no se atreve el Cholo a sentar a Diego Costa?

El hispanobrasileño ni siquiera protesta porfía cada balón. Es como si Simeone tuviera miedo a una reacción como la que tuvo contra Conte en el Chelsea.

Simeone probó en el último entrenamiento antes de enfrentarse al Leverkusen con tres centrales (Giménez, Felipe y Hermoso), quizás pensando en disponer un 1-5-3-2, para combatir y contrarrestar el mismo sistema que esperaba del Leverkusen, que ha jugado así partidos este temporada. Finalmente decidió no sacar al central zurdo y puso a Lodi de titular. Pero no dispuso su habitual 1-4-4-2 y arrancó Simeone con un 1-4-3-2-1 (Oblak; Trippier, Giménez, Felipe, Lodi: Herrera, Thomas, Saúl; Correa, Koke; Costa), con Koke y Correa de mediapuntas por detrás de Diego Costa. El Cholo mandó hacer pressing en la zona de iniciación del Leverkusen. Costa, Koke y Correa iniciaban la presión, pero dio la impresión que esa presión la había programado para apretar a tres centrales y el Leverkusen salió con un 1-4-4-2.

Felipe el Hermoso. Hermoso tuvo que salir en el minuto 14 por el lesionado Giménez y jugó en su sitio pasando Felipe (gran fichaje) de central derecho. La presión ordenada por el Cholo no tuvo éxito y el Leverkusen salía desde atrás combinando y con cambios de orientación y apoyos en profundidad, diagonales y desde atrás se plantaban con relativa facilidad en el área del Atletico. Ninguno de los dos equipos tuvo ocasiones en la primera mitad pero dio más sensación de peligro el conjunto alemán.

Costa mal. ¿Qué le pasa a Costa? Se preguntan los atléticos en la grada. Y algo le sucede al delantero hispanobrasileño. Parece que le han hecho una lobotomía porque ni siquiera protesta ni porfia cada balón. Cuesta entender por qué el Cholo no se atreve a sentarle en el banquillo ni a sustituirle, es como si tuviera miedo a una reacción como la que tuvo contra Antonio Conte en el Chelsea. Viendo a Morata suplente imaginábamos a Rodrigo Moreno, de haber fichado, también en el banquillo con Diego Costa de titular. Por lo que sea, el Cholo no se atreve a sentar a Costa en el banquillo y tampoco a sustituirle.

Morata decidió. En la segunda parte, el Atlético siguió presionando, pero el Leverkusen se defendía con la posesión del balón porque no se lo quitaban. El Atlético jugaba destartalado, alocado y acelerado como Simeone vive los partidos en el área técnica. El Cholo hizo dos cambios (Lemar por Correa en el minuto 61 y Morata por Costa en el 70) para acabar el partido con su clásico 1-4-4-2 (Oblak; Trippier, Felipe, Hermoso, Lodi; Herrera, Saúl, Thomas, Lemar; Costa y Morata). Tras una (¡por fin!) buena acción individual de Lemar, que abrió bien a banda, un gran centro de Lodi llegó el 1-0 de Morata de tremendo cabezazo, en la única ocasión real del Atleti en todo el partido.

Saúl central. Tocaba defender el botín y metió a Saúl de central, en medio de Felipe y Hermoso, los mejores del Atleti junto a Morata que debe ser titular sí o sí. El Atlético de Simeone cerró el partido con un 1–5-3-2 (Oblak; Trippier, Felipe, Saúl, Hermoso, Lodi; Herrera, Thomas, Lemar; Costa y Morata) y logró un nuevo triunfo por 1-0 (sin jugar bien a lo que juega) que le aproxima a uno de los objetivos de la temporada que es superar la fase de grupo de la Champions. El otro objetivo es ser tercero en LaLiga Santander. No son difíciles de cumplir los objetivos, incluso jugando mal en su estilo y con un preocupante estado físico de los jugadores, a los que les falta chispa y brío. Sobre todo a Diego Costa.