GALATASARAY - REAL MADRID

Florin Andone: "En Turquía se vive y se muere por el fútbol"

De Vinaroz (Castellón) y la Segunda B a jugar con Rumanía y, ahora, la Champions en el Galatasaray. Andone (Botosani, 11-4-1993) se expresa como juega, a tumba abierta. El exdelantero de Córdoba y Depor ahora despliega sus goles en Estambul: "En el Brighton llegué a dudar de mí".

Nos recibe en Estambul, como héroe del Galatasaray tras hacerle dos goles al Sivasspor. Pero su camino ha sido largo. De Rumanía a Castellón, de Córdoba a La Coruña y Brighton...

Mi vida no ha sido sencilla. Llegué con 12 años a España. Mi padre había fallecido cuando tenía 10 años y mi madre se volvió a casar. A los tres años empecé en Vinaroz (Castellón), se me vieron detalles y probé en el Castellón. En Juvenil me firmó el Villarreal, me fui cedido al Atlético Baleares en Segunda B y de ahí pasé al Córdoba, que me dio la oportunidad de jugar en Primera. Ellos me quieren y yo les quiero mucho. Ahí empezó mi historia. Tengo tatuado el 5 de enero de 2015, la fecha de mi debut, el dorsal con el que debuté (el 28) y el nombre de la ciudad, Córdoba.

De hecho, no se ha mordido la lengua en denunciar públicamente los problemas del club blanquiverde…

En el mundo del fútbol hay mucha gente falsa. Cuando se topan con alguien como yo, que digo lo que pienso, enseguida te tachan de polémico. ¿Cuánta gente piensa como yo y no se atreve a decirlo? A mí nunca me ha importado. Ante todo, soy sincero.

¿Existe el infierno turco?

He jugado en España, en Inglaterra, en estadios bonitos, en recintos grandes, con mi selección… y llevo cuatro partidos en el Galatasaray y nunca había visto algo como esto. Aquí en Turquía la gente vive y muere por y para el fútbol. Aquí, el Galatasaray es como el Madrid o el Barcelona. Cuando vamos al partido nos golpean el autobús para animarnos, con bengalas. Una presión… No sólo para el rival que viene, también para nosotros...

El Galatasaray, además, venía de una mala racha...

Llevábamos cinco partidos sin ganar y se nos empezó a cuestionar por todo. El otro día ganamos sufriendo hasta el final contra el Sivasspor. Ellos nos hicieron más goles en la segunda parte con un jugador menos, no daba crédito… El nivel aquí es alto.

El Madrid tampoco viene como para lanzar cohetes...

En el último año no son el Madrid de las tres Champions. Tienen dificultades, pero es uno de los mejores, si no el mejor equipo del mundo, aunque sin Cristiano ha perdido efectividad. No les tenemos miedo. Respeto sí, mucho, pero creemos que podemos ganarles, o al menos empatar. Estamos en nuestra casa y con nuestra gente. ¿Qué tenemos que perder?

Hablaba de Cristiano, pero ahora se debate sobre Hazard. ¿Qué cree que le pasa?

Le vi en la Premier. Era un escándalo, una locura de jugador. La presencia que tenía y el respeto que despertaba. Quizá se espera que meta cinco goles cada día, pero creo que cuando se sienta cómodo lo va a petar. Le sobra calidad.

¿Le motiva competir con Falcao en el Galatasaray?

No somos competencia, somos compañeros. Tenemos una relación muy buena. Es muy difícil llegar tan alto y ser así de humilde como es Radamel, porque la gente te alimenta el ego. No me lo esperaba. Quiero mejorar y tenerle al lado me va a ayudar.

Del 'Tigre' al que Mourinho llegó a llamar 'gato'. ¿Qué opina de Benzema?

Es uno de los mejores de la última década. Su estilo me gusta y nadie lo puede hacer como él. Es como escuchar a alguien cantar bien, es pura clase. Es diferente. Incluso diferente de mí. Yo soy más torpe, de pegarme con todos… (se ríe). Lo tiene todo.

Gareth Bale no viaja. La cruz del galés son las lesiones en los sóleos. ¿Es cierto que usted estuvo jugando dos meses con un sóleo roto?

Fue en el Depor. Tenía una rotura de grado II. Me aconsejaron parar un mes, pero vino Manuel Pablo y me dijo: "Cuando jugaba los últimos años, siempre estaba roto. Tú calienta bien y sal a jugar". Se me metió en la cabeza y seguí jugando. No fue a más el dolor y estuve dos meses así. Lo fui recuperando mientras jugaba. No sé cómo, pero se me curó solo.

La gente a veces no sabe que un futbolista se juega el físico por el equipo...

No saben cómo es Florin fuera del campo. Se me ha creado la etiqueta de polémico, pero ¿la gente sabe lo que trabajo, lo que descanso, lo que me cuido? Te ven un día que has salido y si los resultados no son buenos, ya te llaman borracho. Ante todo somos personas...

Está cedido en el Galatasaray por el Brighton y, por lo que he leído, no quiere volver...

Se me malinterpretó y quiero dejarlo claro. Mi año allí no fue lo que esperaba. Eché en falta que tuvieran confianza en mí, no jugué más de dos encuentros seguidos como titular. No pido jugar todos los partidos, porque no soy un megacrack, sólo quiero continuidad. Llegué a dudar de mí, de mis capacidades, de si tenía realmente nivel para la Premier… Fueron muchas decepciones. No es que no quiera volver, respeto al Brighton, me firmaron seis años y se están preocupando por mí. Sólo quiero sentirme futbolista. Todo empieza por recuperar mi mejor versión y ser feliz.