Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
FINALIZADO
roger_federer Roger Federer Roger Federer
7 6
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
6 3

EIBAR - BARCELONA

El tridente coincidió sobre el campo sólo 187 minutos

Cuando jugaron juntos, apenas marcaron dos goles. Con Suárez recuperado y Messi intocable, la lupa está en el francés.

Suárez, Griezmann y Messi, en el partido contra el Villarreal.
Tim Clayton - Corbis Corbis via Getty Images

Que el nuevo tridente del Barça debe arrancar es una evidencia. Pero para eso, lo primero que tienen que hacer Messi, Suárez y Griezmann es jugar al mismo tiempo. En lo que va de temporada, apenas han coincido 187 minutos en el campo. En otras palabras, dos partidos de los diez oficiales que han jugado los azulgrana. Es cierto que a esa circunstancia ha colaborado especialmente la recaída de Messi antes de la primera jornada en Bilbao, pero también que todavía los polos no se atraigan entre sí. Falta química. Mientras han estado juntos en el campo, sólo se han repartido dos goles. Uno fue de Griezmann ante el Villarreal después de un córner botado por Messi. El otro, la impresionante volea de Suárez contra el Inter. Demasiado poco para tres jugadores de fama mundial, aplastante palmarés y reconocida capacidad goleadora.

Aparentemente, los fantasmas de una relación inexistente entre Griezmann y Messi han desaparecido. "Es mentira", dijo recientemente el argentino en una entrevista concedida el 9 de octubre. Pero el caso es que mientras Messi ya aparenta dar señales de recuperación y se siente como pez en el agua en un equipo que juega para él; y Suárez se ha rehabilitado en los partidos contra Getafe, Inter y Sevilla; Griezmann no se encuentra. El encaje del francés es uno de los grandes debates tácticos de la temporada. Su mapa de calor con la selección de Deschamps en el partido contra Turquía delataba una posición y unas funciones completamente distintas a las que tiene en el Barça. Griezmann parece encajonado. Y peor aún, Con Dembélé y Fati asomando, no es ni indiscutible.