BARCELONA-REAL MADRID

El Barça guarda silencio, pero no quiere el cambio de sede

El Barça ya recibió la comunicación de Competición, pero aún no estudió el caso. Fuentes del club recuerdan que LaLiga se negó a aplazar el partido ante Las Palmas del 1-O de 2017.

El Barcelona esperará acontecimientos sobre el posible cambio de escenario de su partido ante el Real Madrid previsto para el 26 de octubre, pero en principio, como el club blanco, no es partidario del cambio de escenario. El Barça, que ya ha recibido la comunicación de Competición, puede presentar alegaciones hasta el próximo lunes y no se descarta que agote el plazo.

En el Barça se recuerda que solicitó a LaLiga el aplazamiento del partido del 1 de octubre de 2017, que coincidió con el referéndum convocado en Cataluña sobre la independencia en el que se registraron incidentes. Sin embargo, un informe de los Mossos d’Esquadra en el que garantizaba la seguridad del choque impulsó a la Liga a rechazar la petición blaugrana. Hubo un debate interno, incluso en el vestuario, sobre la conveniencia de no presentarse al choque, pero finalmente el Barça decidió jugar el partido a puerta cerrada. En el club se entiende que si en aquel momento no se aceptó la petición de aplazamiento tampoco resulta lógico ahora el cambio de orden de los encuentros frente al Madrid. Aquel caso provocó la dimisión del vicepresidente Carles Vilarrubí y del directivo Jordi Monés.

El presidente Josep María Bartomeu y gran parte de la directiva del club acudieron al acto de entrega de la Bota de Oro a Messi pero no hicieron ningún pronunciamiento sobre el caso. En cualquier caso, se espera una presión sobre el club, que ya mostró su desacuerdo con la sentencia sobre los líderes del ‘procés’ condenados por sedición y malversación, para que el duelo se juegue en el Camp Nou.


El presidente de la Federación Catalana, contrario al cambio

Joan Soteras, presidente de la Federación Catalana de Fútbol y vicepresidente de la Española, se mostró este miércoles contrario a un cambio de escenario del clásico del próximo 26, tal y como ha sugerido LaLiga, y considera que el partido tiene que jugarse en el Camp Nou.

"Tenemos que esperar a que llegue el día del partido. Tendría que ser un acto de mucha fuerza mayor para que se cambiara la sede del partido", dijo antes de la entrega de la Bota de Oro a Leo Messi en un acto en la antigua fábrica de Damm.

Soteras señaló que "se ha corrido mucho" en solicitar el cambio. "Es prematuro, con tantos días de antelación me parece una insensatez y pueden pasar muchísimas cosas", insistió.

El presidente de la Federación Catalana de Fútbol aseguró que el partido está programado para jugarse en Barcelona y se tiene que jugar en Barcelona. Además, criticó las prisas de LaLiga para solicitar el cambio de escenario.

LaLiga, ante la complicada situación tras la sentencia del 'procés', pidió a la Real Federación Española de Fútbol un cambio de escenario del partido, pero todo está pendiente del Comité de Competición y de la opinión de los clubes.

El Barcelona, por el momento, no se ha pronunciado oficialmente al respecto y ambos clubes pueden presentar alegaciones a su decisión hasta el próximo lunes. -EFE