Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
FINALIZADO
roger_federer Roger Federer Roger Federer
7 6
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
6 3

BARCELONA-REAL MADRID

LaLiga pide que el Barça-Real Madrid del 26-O sea en el Bernabéu

La situación de Cataluña, y la protesta contra la sentencia del 'procés' prevista ese día, ha llevado a LaLiga a pedir a Competición que se invierta el orden de los Clásicos.

La convulsa situación de Cataluña ha comenzado a afectar al fútbol. LaLiga ha pedido al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol que Real Madrid y Barcelona inviertan el orden de los Clásicos y que el choque previsto en el Camp Nou para el próximo 26 de octubre (13:00 horas) se juegue en el Bernabéu con el objetivo de evitar situaciones que puedan comprometer la seguridad ya que ese día está prevista una gran manifestación en Barcelona en protesta por las sentencias del 'procés'. Si el Comité acepta la propuesta de LaLiga, el Clásico de la segunda vuelta se jugará el 1 de marzo en el Camp Nou. El Madrid ve difícil el cambio y plantea el aplazamiento de este encuentro de la primera vuelta. En los próximos días se tomará la decisión.

El Comité de Competición, formanado por tres miembros (uno propuesto por la RFEF, otro por LaLiga y otro por ambas instituciones), permitirá a los clubes presentar alegaciones hasta el próximo lunes para pronunciarse al martes o miércoles siguiente. Sin embargo, si esas alegaciones llegaran antes Competición podría reunirse antes para resolver una caso excepcional del que depende un gran operativo. Los votos de los tres miembros de Competición están por encima de las opiniones individuales de los clubes. No es vinculante que Madrid y Barça se nieguen a un cambio que tampoco es mal visto por algunas fuentes federativas.

El Clásico de la próxima semana es el primer encuentro que el Barça disputará en su estadio tras la sentencia del Tribunal Supremo. Minutos después de conocerse la sentencia, el Barça emitió un comunicado en el que se posicionaba en contra de la misma y a favor del diálogo. "La resolución del conflicto que vive Catalunya pasa, exclusivamente, por el diálogo político. Por eso, ahora más que nunca, el Club pide a todos los responsables políticos que lideren un proceso de diálogo y negociación para resolver este conflicto, que también debe permitir la liberación de los líderes cívicos y políticos condenados", escribió el club azulgrana. Después, exjugadores como Guardiola o Xavi o Piqué, uno de los capitanes del Barça, se posicionaron también en contra de la sentencia.

La temperatura en Cataluña ha ido subiendo en los últimos días y se han ido sucediendo protestas, incidentes y disturbios como consecuencia de la decisión del Tribunal Supremo. Según los últimos informes, este martes, segundo día de protestas, acabó con 51 detenidos y 125 atendidos por los servicios sanitarios. El temor a que se sucedan los incidentes alrededor de un encuentro que ya está declarado de alto riesgo, y en el que ya de por sí las medidas de seguridad son extremas, ha sido uno de los motivos por los cuales LaLiga ha lanzado esta propuesta.

El Barça-Las Palmas de 2017 se jugó a puerta cerrada

Hay que recordar que el pasado 1 de octubre de 2017, día en el que se celebró en Cataluña el referéndum independentista, el Barça-Las Palmas se disputó en el Camp Nou a puerta cerrada. El club azulgrana solicitó a la Federación y a LaLiga la suspensión del duelo por la convulsa situación que se vivió en la Ciudad Condal pero, tras múltiples reuniones, se descartó. La Federación sólo hubiera autorizado la suspensión si no hubiese estado garantizada la seguridad del partido, pero los Mossos no emitieron ese informe desfavorable.

Sectores de la afición azulgrana como la grada de animación amenazaron con una invasión del terreno de juego si se disputaba el partido. Así, las puertas del Camp Nou permanecieron cerradas conforme avanzaban las horas y definitivamente se decidió que se jugara a puerta cerrada.

Al final, la decisión quedó en manos del Barcelona, que si hubiese decidido no jugar, hubiera perdido el partido por 0-3 y se le hubieran descontado, además, tres puntos en la clasificación de la Liga (artículo 77 del Código Disciplinario). El Barcelona, además, hubiera sufrido una multa de entre 3.006 y 12.021 euros y hubiese quedado obligado a indemnizar a Las Palmas. En caso de una segunda incomparecencia, hubiese sido apartado de la competición