CASO LEVANTE - ZARAGOZA

El abogado de LaLiga dice que ante el Levante, el Zaragoza parecía la Brasil del 70

El letrado ha explicado que los futbolistas del Levante "manejaron los tiempos del partido a su antojo", ya que marcaron el único gol a su favor "cuando ya perdía el Deportivo".

El abogado de LaLiga dice que ante el Levante, el Zaragoza parecía la Brasil del 70

El juicio por el presunto amaño del Levante-Zaragoza de 2011 llega a su fase final. Una vez superada la fase de conclusiones, las acusaciones expusieron sus informes con respecto a lo estudiado en la causa. Los representantes del Ministerio Fiscal, LaLiga y el Deportivo de la Coruña fueron los encargados en llevar la palabra durante la sesión. Mañana lo harán las defensas y el miércoles será el turno de la última palabra de los acusados. Los tres, apuntaron a la irregular forma de proceder del concurso de acreedores.

Ministerio Fiscal

Pablo Ponce, fiscal que ejerce la acusación pública, refrendó su idea de que el partido fue "amañado, simulado y una estafa". "Los jugadores del Levante quieren hacer una puesta en escena. Es una estafa. Sostenemos que los jugadores del Levante no quieren ganar el partido. En la primera parte, ningún tiro a puerta del Levante. El Zaragoza tira 11 veces a puerta. Solo dos acercamientos a la portería del Levante. Se ve cómo el Zaragoza juega en el campo del Levante porque sabe que el Levante no va a salir a la contra. Juega a dar el balón al Zaragoza", aseguró durante su declaración. Y puso de manifiesto que, como aseguraron algunos futbolistas del conjunto aragonés durante sus declaraciones, que "el Zaragoza les ha engañado, efectivamente, porque ellos se han prestado a este engaño":

También destacó negativamente la acción de Munúa en el gol de falta de Gabi. "Le ayuda muy mucho la 'barrerita' que coloca el Levante. Los jugadores no saltan, y Munua se coloca tan lejos del palo donde va a tirar Gabi, que si se coloca más lejos sale del estadio del Levante. Tampoco hace ningún intento, por su colocación, para parar; hace la estatua y le meten gol. Es un partido completamente simulado y amañado. Una estafa. Es una puesta en escena de jugadores profesionales de un equipo que no quiere ganar ese partido".

Y, respecto a los movimientos extraños en las cuentas de los jugadores de Orriols, afirmó que "realizan operativas extrañas en 2011 después del partido. Para ellos no había nada deshonroso porque ya habían conseguido la permanencia. Era un dinero fácil. El informe pericial de la Agencia Tributaria lo justifica sobradamente. Esto es una prueba de cargo razonada y justificada. Mantienen un patrón de comportamiento anormal después del partido, cuando era normal antes del mismo. Lo que desmonta por completo muchas de las versiones que se han dado".

El fiscal ha explicado que los 965.000 euros que salieron de las cuentas del Real Zaragoza en distintas transferencias a futbolistas y miembros del cuerpo técnico del vestuario aragonés fueron "ennegrecidos" y "se perdió su rastro". "Para justificarlo, el Zaragoza hace un falseamiento de las nóminas reflejadas en los libros de contabilidad. Había que justificar como primas los 1,7 millones ante la administración concursal. Las nóminas se confeccionaron el 19 de septiembre de 2011. Este dinero solo tiene un camino, que es comprar a los jugadores del Levante. Aquí hemos demostrado hasta la saciedad que aquí no hay pago de primas. Es ilógico pagar una prima antes del partido", explicó en su turno de palabra. Remarcó que se ha encontrado una relación entre los nueve jugadores que recibieron una "prima especial", ya que siete de ellos coincidieron dos años antes, en 2009, en la plantilla. También desmontó la la teoría de Aguirre de dejar papeles en blanco firmados en banco. "Eso no es posible", explicó. Un hecho que también negó el propio director de la sucursal bancaria.

"Hay unos indicios fundamentales y es que el Zaragoza necesitaba imperiosamente salvarse por muchos motivos. Estaba inmerso en una grave crisis económica. El Levante había logrado su objetivo, la permanencia. El Deportivo, el Getafe y la Real Sociedad también se lo jugaban. El Zaragoza dependía de sí mismo. Los jugadores del Zaragoza cobraban mal y se estaba preparando el concurso. Teniendo estos condicionantes, era un dinero fácil que podían ganar los jugadores del Levante sin tener ningún tipo de comportamiento contrario a los intereses del club y la masa social tampoco se lo iba a reprochar. Esto determina necesariamente el precio que hay que pagar por el amaño. El Zaragoza tenía que poner una cantidad fuerte. Había que contrarrestar la posibilidad de que otros equipos primasen al Levante por ganar. Aquel día, el 21 de mayo de 2011, ese campo estaba abonado a la corrupción", declaró.

Y reforzó la idea de que "el Zaragoza no ha querido enterarse de lo que pasaba" durante la fase de instrucción. "No se ha colaborado, se ha aportado los documentos que han considerado para su defensa", zanjó.

LaLiga

Francisco Martínez es el abogado que ha representado a la institución durante el juicio, mientras que en la fase de instrucción lo hizo Manuel Quintanar. Martínez expuso los informes de la acusación particular por parte de LaLiga. Lo primero que explicó fue sus argumentos en contra de la nulidad del juicio solicitada por la defensa por la supuesta vulneración del secreto profesional por parte de Javier Tebas. "No se ha producido ninguna vulneración y no hay legitimación suficiente para aceptar la nulidad del proceso". Ya que, en cualquier caso, se habría vulnerado "el derecho a la intimidad y no el derecho a su defensa", detalló.

Respecto a la necesidad por parte de los jugadores del Zaragoza de llevar a cabo el arreglo dijo que "los jugadores estaban tan afectados como el resto de acreedores que todavía no habían cobrado. La victoria le daba la permanencia y la viabilidad económica. El descenso les llevaba, probablemente, a la desaparición". Y afirmó que el Levante "hizo el peor partido de la temporada". "Es el partido más anormal de la historia, según los datos", que se recogen desde 2005 en el fúbtol español.

Martínez ha subrayado que la cantidad de 1,7 millones de euros destinada, según su versión, para comprar el partido salió de las cuentas del Real Zaragoza antes de la celebración del choque, y que los dirigentes del equipo aragonés pensaron en hacer unas transferencias a distintos jugadores de su propio club "para darle apariencia de normalidad" y camuflar estos pagos como si fuesen unas primas por la permanencia. "No se puede decir más, sin ningún genero de duda, que el partido fue amañado y el resultado predeterminado", concluyó.

Deportivo de la Coruña

Jesús Sánchez Veiga representó al conjunto gallego. El abogado comenzó su intervención adhiriéndose de manera incondicional a los informes del Ministerio Fiscal y LaLiga y afirmó que se trata de un proceso que llega "muy tarde para el Deportivo de la Coruña y muy tarde para la integridad de LaLiga". Destacando que "podemos decir que el partido estuvo predeterminado". Y manifestó que el relato de los jugadores se trata de una "mentira que tira de otra para construir un relato que, en ocasiones, acabamos creyendo". Además de sostener una declaración que el propio Lendoiro firmaría: "Toda España sabía que hubo comunicaciones entre los vestuarios del Levante y Zaragoza".

Por otro lado, puso de manifiesto la supuesta llamada que niega Quico Catalán de Javier Tebas para advertirle de la situación previamente al encuentro, recordando que el propio Levante emitió un comunicado oficial dos días antes del partido con respecto a las informaciones que habían surgido los días previos con el supuesto arreglo preparado. Y concretó que se trataba de "un plan preconcebido", por la forma de actuar del club tras conseguir la victoria frente al Real Madrid una jornada antes. Ya que anteriormente no había certeza de la posibilidad matemática de permanencia en el Ciutat de Valéncia. Fue ahí cuando, según él, se aceleraron las gestiones durante la semana previa al choque.