MIGRANTES DEL BALÓN

Pedro Tarancón, el único futbolista español en un país "de cuento"

El central valenciano llegó en 2016 al archipiélago del Atlántico Norte, donde ha formado una familia. “Aquí la gente puede dejar las llaves del coche puestas o la casa abierta”, descubre.

0
Pedro Tarancón, el único futbolista español en un país "de cuento"

Ya han pasado casi cuatro años, pero Pedro Tarancón (Burjasot, 1985) recuerda con especial nitidez el momento en el que puso un pie en Islas Feroe por primera. “Eran las 20:15 del 10 de enero de 2016. Estaba todo nevado y desde el primer momento sentí cómo me enamoraba de este país de cuento”. Tras pasar por Malta, Singapur e Islas Maldivas, una oferta del B68 Toftir llevó al valenciano de vuelta a Europa. A un país con más de 50.000 habitantes en el que actualmente es el único futbolista español. “Fui el primero en debutar en la Primera División feroesa. Me conocen como el ‘Spaniolar’, que significa ‘el español’. Es algo que llevo con orgullo”.

Tras cuatro años en pleno Atlántico Norte, en un archipiélago formado por 18 islas y situado a medio camino entre Islandia y Reino Unido, Pedro Tarancón se ha convertido en un feroés más. A los pocos días de aterrizar conoció a Júlia y fruto de su relación nacieron Elsa y Maribel. “Nunca habría imaginado que formaría una familia en Islas Feroe. Eso ha convertido este país en mi nueva casa. La calidad de vida es muy buena, no hay delincuencia. La gente puede dejar las llaves del coche puestas o la casa abierta”. Lo peor, sin duda, el clima. “Ni el mejor guion de una película de terror superaría un día de tormenta en Islas Feroe. Los vientos pueden llegar a los 170 km/h. Con granizo, nieve, lluvia, niebla…”.

A Pedro Tarancón, que en España jugó en Regional y Tercera División, el fútbol le ha permitido conocer diversos países y culturas. “A Maldivas llegué en pleno Ramadán y tenían altavoces a todo volumen en todas las calles. Uno de los rezos era de madrugada y resultaba imposible no despertarse”, recuerda. “Tampoco habría imaginado probar la ballena o el pescado seco. Ni que acabaría siendo íntimo amigo del portero de Sri Lanka o del capitán de la selección sub-21 de Islas Feroe”, completa Tarancón, a quien le gustaría continuar su carrera en los banquillos.

En Islas Feroe, el ‘Spaniolar’ se ha encontrado con un fútbol “de alta intensidad y competente tanto táctica como técnicamente. Es un estilo de juego muy británico, aunque la selección se mira en el espejo de Islandia”. El apoyo de la Federación y la FIFA ha permitido a los equipos feroeses contar con instalaciones “de muy buen nivel”. “El césped es de cinco estrellas y nuestro estadio, el Svangaskard, es el que usa la selección sub-21 cuando no juega en la capital, Tórshavn”.

A pesar de haber encontrado un nuevo hogar a más de 3.800 kilómetros de casa, Pedro Tarancón no descarta regresar a su país natal. “En Islas Feroe tengo una estabilidad laboral que no sé si encontraría en España, pero Júlia quiere vivir allí algún día. He acabado contrato con el B68 Toftir y me gustaría encontrar un equipo en el que seguir exigiéndome el 100% de mí mismo”. Sea cual sea su próximo destino, el burjassotense no dejará de prestar atención al equipo de su corazón, el Valencia. “Soy ché de cuna y estoy al tanto de todo. La situación del club es delicada, pero, aunque el equipo está dejando dudas en cuanto a solidez defensiva, creo que estamos remontando el vuelo”.