VALENCIA 2 - ALAVÉS 1

El 1x1 del Valencia: Coquelin sostiene la sociedad Rodrigo-Maxi

El francés fue el mejor de un Valencia que se nutrió del buen nivel de sus delanteros. Cheryshev demostró por qué es titular y la defensa sufrió.

El 1x1 del Valencia: Coquelin sostiene la sociedad Rodrigo-Maxi
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Cillessen: Mejoró. Estuvo seguro en sus intervenciones pese al flojo partido que realizó ante el Ajax. Atajó un balón por arriba y posteriormente hizo un paradón a disparo de Joselu, pero Lucas Pérez anotó el rechace. Se sigue esperando al gran portero con los pies que era en Barcelona.

J. Costa: Cósmico. No estuvo quieto en todo el partido. Combinó ataques eléctrico por la banda izquierda junto a Cheryshev, con defensas sobresalientes a los atacantes del Alavés. Expuso que con el ruso se encuentra mucho más cómodo jugando que con Guedes.

Paulista: Sufrió. El sistema que propone Celades favorece poco al brasileño y le obliga a asumir tareas con balón, algo que al defensa le cuesta. Estuvo bien en el juego aéreo.

Garay: No fue su día. Tanto él como Paulista sufren mucho más desde que llegó Celades ya que tienen que abarcar mucho más campo. Le faltó contundencia para despejar los centros laterales, aunque estuvo soberbio en la salida de balón.

Wass: Duró 70 minutos. El danés lleva muchos minutos acumulados y físicamente se cayó a partir del minuto 70. Fue él quien rompió el fuera de juego en la jugada del gol.

Coquelin: El AS del partido. Equilibró al equipo y sostuvo los contraataques de los visitantes cuando los ché atacaban con muchos futbolistas y perdían la pelota. Exhibió musculo a lo largo de todo el partido y demostró que es una pieza indispensable para el equipo. Además, en ataque estuvo muy preciso con los desplazamientos en largo e incluso comandando él de forma individual alguna salida de balón.

Parejo: Líder, incluso en un mal día. El capitán estuvo muy impreciso con el pase y perdió un par de balones comprometidos, sin embargo, nunca le perdió la cara al partido ni se vino abajo. Bajó al barro cuando peor lo pasaba al equipo para juntarse con la defensa y achicar los centros laterales del Alavés. Matizó su partido forzando un penalti en una buena arrancada en línea de tres cuartos.

Cheryshev: Titular. Volvió a justificar con su trabajo por qué le ha arrebatado a Guedes el puesto en el once, además dio un pase mágico a Parejo que permitió al de Coslada forzar el penalti. Desarrolló constantemente labores defensivas y en ataque, aunque tuvo más protagonismo en los primeros 45 minutos, cuando combinó en muchos ataques con Rodrigo.

Ferrán: Fundido. Con sus dos grandes actuaciones contra el Athletic y Ajax, Celades quiso volver a alinearlo de titular. Pero el de Foios no encontró su juego y mostró claros síntomas de cansancio durante el partido. Pese a su flojo partido, sí que tuvo destellos de calidad y combinó en ataque con su socio Wass. En defensa acabó sin hacer las ayudas por el desgaste.

Rodrigo: Protagonista. Participó en todas las jugadas de ataque hasta que fue cambiado y, como en muchos partidos, solo le faltó el gol. Tanto por banda como por el centro se encargó de servir balones a Cheryshev, Maxi y compañía. De hecho, asistió al uruguayo en el gol con el clásico pase entre líneas que suele realizar. Buscó sumar su primer tanto en LaLiga, primero engachando un balón en el centro del área y posteriormente con un disparo lejano, pero ambos no atinaron a portería.

Maxi Gómez: Goleador. Tuvo dos ocasiones y anotó una de ellas, demostrando de nuevo que tiene un olfato de gol privilegiado. Su tanto esta vez llegó gracias al poderío físico que exhibió para deshacerse de un defensa y poder disparar liberado un tiro cruzado inalcanzable para Sivera. 

Vallejo. Voluntarioso pero descolocado. Intentó jugar con sus compañeros, pero se le vio un tanto fuera de sitio. Pese a todo, buscó la pelota constantemente y demostró que sigue progresando.

Diakhaby. Entró para destruir el juego del Alavés y con su salida al verde el equipo recuperó el control del partido. La entrada del francés fue cuestionada por la grada, pero el defensa, hoy mediocampista le dio la razón a Celades.

Sobrino. Jugó apenas tres minutos pero recorrió el campo atacando y defendiendo