VALENCIA - ALAVÉS

Murthy manda callar a Mestalla y el club denuncia amenazas contra él en su teléfono móvil

"Los gestos de hoy en el palco solo buscaban una cosa: pedir calma y que la afición dirigiera sus esfuerzos a ayudar al equipo", dijo el presidente.

Murthy manda callar a Mestalla y el club denuncia amenazas contra él en su teléfono móvil

Situación surrealista en Mestalla. El templo valencianista sufrió un apagón en el minuto 56 que pilló por sorpresa a todos los allí presentes. Las razones del apagón todavía no han sido especificadas por parte del club. Pero el partido continuó pese a que la situación no se corrigió. Lo más llamativo es que Anil Murthy se dirigió a la afición levantando los brazos pidiendo calma y mandando callar a la afición. Mateu Alemany, dos asientos a la izquierda, se giró para ver el gesto que estaba teniendo el presidente del Valencia y no daba crédito. 

Con el apagón en Mestalla, la afición vio el momento ideal para protestar contra la gestión del máximo accionista Peter Lim y el presidente del club Anil Murthy. Como no había ocurrido hasta el momento en el partido, toda la grada entonó al unísono el cántico de “Peter vete ya”, mientras agitaban las linternas con el estadio apagado, dejando una imagen surrealista.

Curiosamente, las luces se fueron en el momento en el que peor estaba jugando el equipo ché y el gol de los visitantes rondaba la portería de Mestalla. Ese parón, sirvió para que los de Celades se reunieran y hablaran tranquilamente de la situación del partido.

Sobre las 21:30 horas, el Valencia CF emitió un comunicado en su página web: "Los servicios jurídicos del VCF han puesto a disposición de la Policía las graves amenazas, algunas de ellas de muerte, recibidas en las últimas horas en el teléfono móvil del presidente de la entidad, a efectos de las posibles consecuencias penales que pudieran derivarse de ello".

A las 22:29 horas, el presidente del Valencia explicó lo sucedido en el palco de Mestalla a través de su Twitter: "Quiero aclarar que los gestos de hoy en el palco solo buscaban una cosa: pedir calma y, especialmente, que la afición, a la que respeto al máximo, dirigiera sus esfuerzos a ayudar al equipo en un momento de dificultad a lograr la importante victoria conseguida, que es de todos".