Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

INGLATERRA

Dos exjuveniles del Chelsea denuncian insultos racistas de un entrenador

"Recuerdo que la primera vez que le conocí, me dijo lo grande que eran mis labios y mi nariz. También hizo comentarios sobre el tamaño de mi pene", declara uno de los jóvenes.

Dos exjuveniles del Chelsea denuncian insultos racistas de un entrenador
Catherine Ivill Getty Images

Dos exjuveniles del Chelsea han denunciado en la cadena británica BBC los abusos racistas que recibieron durante su época en el club por parte del entrenador Gwyn Williams.

Estos dos exfutbolistas, que han preferido no revelar sus nombres, aseguraron que Williams les llamaba de manera racista, les preguntaba si habían "estado robando a abuelitas" y calificó de "rareza" que hubieran ido a la escuela.

El exentrenador ha negado todos estos cargos que ya salieron a la luz en el pasado mes de agosto cuando la organización caritativa Barnado publicó una investigación acusando al Chelsea de comportamientos racistas en las décadas de los 80 y los 90.

La investigación nombró a Williams como el instigador de los abusospero este negó las denuncias y afirmó que no había actuado de manera racista con ningún jugador.

Sin embargo, uno de los jugadores afectados, contó a la BBC cómo fue su experiencia con Williams en los terrenos de juego. 

"Recuerdo que la primera vez que le conocí, me comentó lo grande que eran mis labios y mi nariz. También hizo comentarios racistas sobre el tamaño de mi pene. Eso ocurrió cuando tenía doce años", explicó Anthony, que utilizó un nombre falso para realizar esta denuncia.

Kieran, el otro futbolista -también con un pseudónimo-, señaló que estaba "asustado" de ir a entrenar y cometer un error. 

"También me afectaba fuera del campo, porque no me podía relajarEstaba pensando en que si tenía un mal partido todo el mundo iba a llamarme negro y quejarse", agregó.

Williams comenzó a trabajar en el Chelsea en 1979 y dejó el club en 2006.

Los exfutbolistas, además, hablaron del exentrenador Graham Rix, acusado también en la investigación Barnado.

Anthony explicó que Rix le preguntó si había salido y "había tenido relaciones con alguna de nuestras chicas blancas" un fin de semana.

"Me harté porque ya había tenido suficiente y le dije que sí. Entonces él me respondió que si había sido su hija me lincharía", añadió. 

Anthony y Kieran matizaron que no denunciaron los abusos en su día porque el Chelsea no tenía ninguna política que les protegiera y que no tenían ninguna otra institución a la que dirigirse.

Pese a que el Chelsea publicó un comunicado mostrándose "en shock" por el comportamiento descrito en su academia, los exfutbolistas reclaman una disculpa a la cara del club.