Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

ESTONIA 0 - Holanda 4

Babel lidera a una Holanda que depende de sí misma

El delantero holandés anotó un doblete que encarriló la victoria de la oranje en Tallin. Depay y Wijnaldum hicieron los otros dos tantos.

Los jugadores holandeses celebran la victoria ante Estonia.
Erik Pasman / PRO SHOTS / AFP7 / Erik Pasman / PRO SHOTS / AFP7 /

Holanda depende se sí misma para ser primera de su grupo. El equipo de Koeman llegó a este parón FIFA con varios partidos menos que sus dos principales rivales (Alemania e Irlanda del Norte), pero con su victoria en Hamburgo ante la mannschaft el pasado viernes (2-4) y la de este lunes en Tallin ante Estonia (0-2), los oranjes han dejado encarrilada la clasificación a la próxima Eurocopa.

El partido de Tallin sirvió para recordarnos que Holanda tiene muchas virtudes pero un pequeño defecto: al igual que tiene a Van Dijk en la defensa y a De Jong en el medio, le falta un crack mundial en la delantera que le ayude a desatascar partidos. Suele dominar a sus rivales pero a veces le falta mordiente arriba. Babel y Depay son jugadores eléctricos, alborotadores, pero no son hombres que tengan la palabra gol escrita entre ceja y ceja. Aun así, ante rivales como Estonia, los dos delanteros parecen más que suficiente para resolver partidos. Ayer ambos marcaron y aplazaron el problema del '9' para más adelante.

Babel metió el primero en el 16' con un remate al primer toque en el área tras un centro de Blind desde la izquierda. Nada más empezar la segunda parte, hizo un tanto calcado, pero esta vez el centro vino del otro lateral, de Veltman. A Depay se le vio con ganas, agitando el frente de ataque y buscando siempre encarar a sus rivales, y después de varios intentos, aprovechó un gran pase al espacio de De Ligt para controlar el balón y ajustar con la pierna izquierda el balón al fondo de la red.

Wijnaldum, ya con el tiempo casi cumplido, volvió a demostrar que es uno de los centrocampistas con mejor llegada de la actualidad y anotó el cuarto de cabeza tras un centro de Depay a balón parado.