Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

FRANCIA

La riqueza táctica del espectacular PSG de Tuchel

Tras retener a todas sus estrellas y conseguir varios fichajes en posiciones clave, el campeón francés tiene la plantilla más profunda de su historia. Así podría jugar esta temporada.

Otro verano futbolístico pasa y otra vez el Paris Saint-Germain se ha vuelto a salir con la suya. Los parisinos no solo han retenido a sus figuras pese al constante acecho de otros rivales europeos, sino que se ha reforzado en posiciones clave como Sarabia, Keylor Navas o Gueye y hasta ha añadido un fichaje de renombre a una plantilla ya de por sí cargada de estrellas con la firma de Mauro Icardi. Todo ello es fruto de la inteligente gestión de Leonardo Araújo al mando de la dirección deportiva de los capitalinos: el brasileño ha confeccionado una plantilla con pocos puntos débiles para que Thomas Tuchel mejore los resultados de la decepcionante campaña 2018-19 en la que "únicamente" se alzaron campeones de la Ligue 1 y en la que fueron eliminados de la Champions League a las primeras de cambio por un rival a priori más débil como el Manchester United.

A falta de ver cómo integra el exentrenador de Dortmund y Mainz a todas sus estrellas cuando estén sanas, las primeras jornadas del campeonato francés nos han permitido constatar que el PSG seguirá apostando preferentemente por un esquema con tres delanteros para así poder juntar a Neymar, Mbappé y Cavani o Icardi. Sin embargo, la profundidad del equipo y la versatilidad táctica de Tuchel pueden hacer que el campeón galo vista diferentes pieles a lo largo del año.

4-3-3: explotar las cualidades de Neymar y Mbappé

En cualquier alineación posible del Paris Saint-Germain hay que tener claro que Neymar y Mbappé tienen tendencia a ocupar posiciones centrales en la línea de mediapuntas, permitiendo así las subidas de los laterales/carrileros y también la creación de espacios atacables cuando sus marcadores abandonan su posición. En esta formación cobra especial importancia la figura de sus centrocampistas, especialmente de Idrissa Gueye. Tuchel insistió en la contratación del senegalés para actuar como "escoba" en una posición cercana a los centrales y dar así más libertad a Verratti como distribuidor de juego, mientras que Di María ataca un flanco u otro para crear superioridades en las alas.

4-2-3-1: libertad para el brasileño

No es el sistema más habitual del PSG, pero sí uno de los más ofensivos. En esta alineación, Di María ocupa una de las bandas mientras que Neymar se desplaza a la posición de '10' con absoluta libertad de movimientos para caer a banda, entrar en contacto con el balón en posiciones más retrasadas o aparecer por detrás del punta. Una propuesta, como decimos, más ofensiva que podría provocar que, cuando foirmen de esta manera, Cavani le gane la partida de la titularidad a Icardi: el trabajo defensivo del uruguayo en la presión es clave.

4-4-2: equilibrio y mucho trabajo en la medular

El dúo Gueye-Verratti ve aumentadas sus responsabilidades defensivas con esta disposición, especialmente teniendo en cuenta que Neymar y Di María no son los defensores más sacrificados del mundo. No sería de extrañar, por tanto, que Sarabia pudiese acabar entrando de forma regular cuando el equipo adopte esta formación. Por la contra, en ataque la figura de Mbappé crece exponencialmente al aprovechar los espacios que le pueda crear su compañero en la delantera

3-4-3: las ventajas de los tres centrales

Las alineaciones con tres centrales son algunas de las favoritas de Thomas Tuchel. El alemán utilizó con bastante frecuencia este tipo de disposición en el Dortmund y más de una vez ha apostado por ella en la capital francesa. El alemán cuenta con tres centrales de garantías en Thiago Silva, Marquinhos y Kimpembe e incluso Idrissa Gueye podría funcionar en esta demarcación. Marquinhos es especialmente importante en este sistema, pues ayuda a cubrir la espalda de Di María y también a adelantar su posición para ayudar en la medular si fuera necesario. Arriba, Neymar y Mbappé gozan de libertad prácticamente absoluta para moverse por todo el frente de ataque.

Y una apuesta personal: 3-3-2-2 a lo RB Leipzig

Con el gusto de Tuchel por las alineaciones con tres centrales, no sería raro que en algún momento probase a imitar a su compatriota Julian Nagelsmann, actual entrenador del RB Leipzig y extécnico del Hoffenheim. En esta alineación, los laterales se encargan de aportar amplitud mientras que el cuarteto de ataque se sitúa en posiciones adelantadas y se mueve constantemente para ofrecer alternativas de pase al centrocampista, en este caso Verratti y crear todavía más espacios. En defensa, los equipos de Nagelsmann reculan en un 5-3-2 que se va modulando en un 4-4-2.