Competición
  • Europa League
  • Euroliga
Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Alba Berlin ALB

-

Fenerbahce FNB

-

Anadolu Efes IST

-

Maccabi TEL

-

CSKA CSK

-

RFEF-LALIGA

El juez decidirá entre hoy y el lunes sobre los horarios

Ayer se celebró una vista en el juzgado de lo Mercantil para decidir si hay partidos en viernes y lunes, como quiere LaLiga, o se eliminan, como desea la RFEF.

El juez decidirá entre hoy y el lunes sobre los horarios
PEPE ANDRES DIARIO AS

La Federación y LaLiga comparecieron ayer durante cuatro horas en la vista celebrada en el madrileño juzgado número 2 de lo Mercantil para resolver el conflicto de horarios que tiene en vilo al fútbol español. Lo hicieron sin Rubiales y Tebas, con un lleno en la sala que obligó a cambiar la cita a una más amplia y con la certeza de que el juez, Andrés Sánchez Magro, quiere resolver la solicitud de medidas cautelares de LaLiga el lunes como muy tarde, dentro del plazo de cinco días que tiene para hacerlo. El magistrado debe decidir si acepta la petición de LaLiga para que haya partidos los viernes y los lunes o, por el contrario, mantiene la resolución de Competición del 26 de julio para que sólo se juegue los sábados y los domingos como pretende la RFEF.

Las partes dejaron claras sus diferencias con duros ataques, aportando numerosas pruebas y aferrándose a varios testigos. Por eso, y pese a que el juez pidió que las conclusiones fueran “cortitas y al pie”, se llevó una cantidad ingente de información a casa y hoy seguirá estudiando el caso en su despacho de Gran Vía 52 con la firme intención de anunciar la resolución a última hora (difícil) o mañana (probable). No quiere retrasarlo mucho más, sabedor de que el campeonato echará a andar en una semana y que aún no se sabe, con el riesgo económico que conlleva, si se abrirá el telón el viernes 16 de agosto con un Athletic-Barça, como fijó LaLiga, o el 17 con un Mallorca-Eibar, como corrigió luego Competición y celebró la RFEF.

LaLiga puso en valor ante el juez la unión de los clubes, recordó que le respalda el Real Decreto de 2015, habló de “abuso de poder de la RFEF” e incidió en los contratos audiovisuales ya firmados. Llevó un perito y dos testigos más, el director de contenidos de Movistar+, Juan Andrés García Ropero, que compró los derechos del campeonato para España, y Jaume Roures (Mediapro). “Las reglas no se pueden cambiar a mitad del partido. Hay que ser serios. Cambiar lo que había supondría la devaluación televisiva del valor del fútbol (unos 2.100 millones al año) en un 30%”, dijo el productor catalán.

La RFEF explicó que el caso estaría mejor en el contencioso administrativo para que decida sobre las competencias (ha presentado una declinatoria), aseguró que cumple lo que decretó la justicia deportiva (Competición), defendió que está de su lado el espíritu de la Ley del Deporte y el Convenio de Coordinación y denunció “mentiras de LaLiga” y una “presión inadmisible” de la patronal a varios medios. “La postura de LaLiga ha cambiado radicalmente”, dijo el letrado González-Cueto. Y añadió: “La RFEF escribió a LaLiga para que se abstuviera de fijar partidos los viernes y el lunes antes de llegar a un acuerdo y contestó que el Real Decreto le habilitaba y que no negociaría. Vende lo que no es suyo. Llegamos a ofrecer poner 18 partidos los lunes este año, 12 el siguiente, seis al otro y ninguno el último”. El secretario general de la RFEF, Andreu Camps, el presidente de los árbitros, Velasco Carballo, y el perito José Antonio Calle declararon como testigos.

Ahora hay dos escenarios posibles. Si el juez decreta medidas cautelares, permitiría que se siga jugando viernes y lunes como en la última década. Y presumiblemente el auto no se deberá ejecutar sólo durante estas tres primeras jornadas programadas, sino también durante el resto del curso 2019-20, ya que intentará entrar en el fondo del asunto y sentenciar puesto que están en el aire más de 50 contratos televisivos por valor de 6.000 millones en tres años. La duda es si el juez aceptará la declinatoria o si resolverá el tema de las competencias. Si deniega la cautelar, habrá marejada: los operadores denunciarán, pedirán indemnizaciones o harán nuevas ofertas a la baja. Algo que la RFEF pone en duda y ve como una “alarma” de LaLiga.

Este caso se puede recurrir en la Audiencia Provincial, pero no se hará ni tendría efecto ya que los tiempos no permiten dilatar más estas medidas cautelares. La solución, en horas.

Nuevo cruce de querellas entre LaLiga y RFEF por un audio

Acabe como acabe el Caso horarios, la guerra entre LaLiga y la RFEF continuará. Más allá de que Tebas denunció hace meses a Rubiales por amenazas, ayer volvió a haber un cruce de querellas. En la vista se conoció que LaLiga ha solicitado en el CSD la inhabilitación de Rubiales, Camps y la jueza única de Competición tras la prohibición de jugar los viernes y los lunes. Además, ayer la RFEF presentó como testigo a un perito para ratificar que Tebas habría entrado en una supuesta contradicción sobre las competencias en una entrevista en El Larguero. LaLiga, que no se pronunció ante el juez, alegó después que el audio omitía una parte clave: “Aún sin convenio, el Real Decreto Ley de 2015 nos permite poner horarios lunes y viernes”. LaLiga presentará una querella por falsear una prueba judicial y la RFEF se querellará por calumnias de Tebas.

Cronología de un nuevo desencuentro

Origen del conflicto. LaLiga pactó en 2010 con la RFEF poder jugar los lunes a cambio de 3,3 millones anuales (+ IPC). Este acuerdo se incluyó en ese convenio de coordinación y en el de 2014, pero no en el renovado el 3 de julio de 2019. Rubiales quiere recuperar la competencia de fijar los horarios que Villar, por desinterés, cedió a LaLiga junto a otras 12 concesiones.

Choque. La RFEF, ya con Rubiales, pidió revisar los acuerdos. Encargó una auditoría para estimar los ingresos por jugar los viernes y pidió 33 millones al año. LaLiga se negó: se aferra al Real Decreto de 2015 en el que, pese a no haber referencias específicas, acordaron jugar viernes y lunes sin que la RFEF se opusiera y a que hay 50 contratos televisivos firmados en el mundo por los que los clubes ingresarán 6.000 millones en los próximos tres años.

Horarios de LaLiga. El pasado 12 de julio, la patronal oficializó que el campeonato 19-20 se abriría el viernes 16-A con un Athletic-Barça y que tendría un Betis-Valladolid en lunes. Además, justificó los horarios con un informe meteorológico de AEMET. Rubiales aseguró que no autorizaría este plan al no haber acuerdo: “Tebas ningunea al fútbol”.

Careo en el CSD. Tras diez intensas reuniones para firmar un convenio de coordinación de mínimos, el 17 de julio la RFEF y LaLiga se vieron otra vez con Rienda por el Caso horarios. Sin Rubiales ni Tebas, no cambió nada, pese a que la RFEF dice que ofreció jugar los viernes e ir reduciendo los lunes como en la Premier (uno al mes) poniendo 18 este año, 12 el siguiente, 6 el tercer año y ninguno al cierto. No hubo entendimiento. Al menos se llegó a un acuerdo: no reunirse más y ponerse en manos de un juez.

Competición agita. El 26 de julio, la jueza única, Carmen Pérez, dio la razón a la RFEF, organismo del que depende y cobra. Rechazó los viernes y lunes y restructuró las tresprimeras jornadas para jugar sólo en sábado y domingo. El revés obligó a LaLiga a solicitar medidas cautelares en la justicia ordinaria.

Los clubes, con Tebas. LaLiga convocó una Asamblea de urgencia el 31 de julio para analizar la crisis. Allí, los clubes apoyaron en este conflicto a la patronal tras haber hecho ya antes encendidas declaraciones públicas (Gil Marín, Roig, Catalán...). Después de la reunión, representantes de 41 de los 42 equipos profesionales posaron en una foto reivindicativa para escenificar la unión de los dirigentes con Tebas. El Madrid fue el único al margen. La RFEF pidió explicaciones. Se molestó mucho.

Teles y afición. Operadores como DAZN, One Sport TV, Mediapro, Sky y Movistar enviaron escritos a LaLiga para pedir que se cumpla lo que firmaron. Al Gobierno tampoco le hizo gracia la decisión de Competición: esta guerra añade ruido social al país. Los hosteleros también están de uñas. Cuatro días con partidos, y no dos, multiplican sus ingresos. Los clubes, por la venta de derechos a este sector, ganan 160 millones. Sin embargo, asociaciones de peñas y accionistas llevan varios años protestando en los estadios contra los partidos de los lunes.

Vista. El juzgado de lo mercantil cita a las partes el 7 de agosto para decidir si acepta las medidas cautelares solicitadas por LaLiga tras la demanda interpuesta por la resolución del Comité de Comunicación de no permitir los partidos de los viernes y los lunes.