Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

EUROPEO SUB-19

Así juega Francia Sub-19, rival de España en las semifinales del europeo

España afronta un clásico en las inferiores ante una selección francesa que, aunque ha jugado con mucho pragmatismo, es una de las favoritas para salir campeona del Europeo sub-19.

Así juega Francia Sub-19, rival de España en las semifinales del europeo

Francia y España disputarán el miércoles lo que probablemente será un gran choque del que saldrá el finalista de la EURO sub-19. Ambos equipos, con muchos jugadores de talento, se verán las caras en uno de los mejores partidos que se pueden ver actualmente en la categoría. Los galos llegan como el único equipo ganador de todos los partidos del campeonato, mientras que España viene con la moral muy alta tras haber pasado en un grupo muy potente en el que estaban Portugal e Italia.

La selección francesa sub-19 está haciendo cambiar la percepción del fútbol francés en categorías inferiores. El equipo galo suele mezclar jugadores nativos con otros de origen africano, primando la capacidad física del conjunto, pero el equipo sub-19 es distinto a los últimos que han acudido a torneos de categorías inferiores. Su principal baza es el centro del campo, y no por físico, sino por su técnica. Como ejemplo, Caqueret, Picouleau y Ponceau, jugadores que destacan por su dominio técnico en detrimento de la potencia física.

Francia ha jugado en este torneo un 4-3-3. El equipo cuenta con dos centrales que destacan por su físico (Solet-Badiashile) pero con técnica que permite al equipo jugar con posesión de balón. España, si decide ir a presionar, se encontrará con dos jugadores que están un escalón por encima del resto por su capacidad física y que ayudan dando aire fresco al equipo cuando los centrocampistas no pueden recibir de cara. Ambos, además, permiten a Francia jugar con el balón ya que, a campo abierto, Solet destaca por su rapidez, siendo el mejor central del torneo, ayudando a Badiashile, un poco mas propenso a descuidar su espalda, haciendo coberturas evitando que el equipo rival salga con soltura a la contra.

Con balón, el punto fuerte de Francia llega en las permutas de los centrocampistas. Picouleau, medio centro del Rennes con tenso pase vertical y buena orientación, es el único que se queda posicional en medio del campo. Porque, por delante, Caqueret y Ponceau, alternan las alturas y son jugadores difíciles de frenar para un equipo que defienda en zona. Ponceau suele acercarse a Picouleau para que Caqueret se libere cerca de los extremos. Pero también hemos visto a Caqueret acercarse a la base para que Ponceau juegue con mucha mas libertad, atacando la espalda de los medios rivales. España tendrá que estar atenta a estos jugadores, fuente principal de balones del combinado francés.

España no solo tendrá que estar pendiente de los centrocampistas franceses ya que, cuando los rivales han replegado bien ante el combinado galo, los laterales han sido la llave para crear ocasiones. Kalulu, en la derecha, y Ndicka Matam, en la izquierda, son dos de los laterales con más proyección en el fútbol francés. Ambos disputaron una buena Youth League la temporada pasada y se han consolidado como jugadores diferenciales en Francia. Como tiene delanteros que dudan en las decisiones en los metros finales, Ndicka y Kalulu han entrado constantemente por las bandas y, llegando en potencia desde atrás, han realizado tres asistencias en el torneo. Dos ha dado Ndicka en el primer partido ante República Checa, y Kalulu fue quien asistiría en el único gol de Francia ante Irlanda.

Con un centro del campo dominante y laterales tan ofensivos capaces de perforar defensas bien armadas, Francia tiene su línea más vulnerable en ataque. El mejor jugador de los tres es Charles Abi. El jugador del Saint-Étienne posee un gran cambio de ritmo y centra su posición mucho para que los laterales lleguen. Con Abi, el de mas potente de los tres, Flips y Ndilu son jugadores que han dejado dudas en el europeo. Flips es un delantero de baja estatura que puede jugar en banda o en punta y, aunque en el primer partido anotó dos goles, deja muchas dudas en la toma de decisiones. Ndilu es un futbolista acelerado, que quiere ser siempre vertical y sin espacios ha restado más que sumado a Francia. Por ello, donde España tiene que ser intensa es en las bandas con los laterales y en medio del campo con Caqueret y Ponceau.

Sin duda, Francia es de las pocas selecciones que hoy en día le puede discutir el balón a España. Si los de Santi Denia consiguen arrebatar la pelota a Francia, sus centrocampistas sufrirán, ya que en defensa sufren mucho y no tienen el físico de otros equipos franceses sub-19 que sí podían adaptarse a varios estilos. Hasta ahora, los tres rivales de Francia en el torneo se han se replegado y ni siquiera amagaron con jugar a Francia de tú a tú.