Competición
  • Tour Francia
  • Copa de África

BARCELONA

Coutinho y Aleñá tendrán que buscarse otros dorsales

Frenkie de Jong ya dejó muy claro el significado del número 21 en su vida, mientras que Griezmann y el número 7 han sido inseparables a lo largo de su carrera.

La llegada de Frenkie de Jong y el aterrizaje inminente de Antoine Griezmann dejará secuelas también rápidamente respecto a los dorsales del primer equipo. Y es que tanto el holandés como el francés se han mostrado muy reticentes a lo largo de su carrera a abandonar el número 21 y el 7, respectivamente. El problema es que ambos dorsales a día de hoy tienen dueño y señor: Carles Aleñá y Philippe Coutinho.

Para De Jong se trata de un tema innegociable cambiar de dorsal. Tanto es así que en el FC Barcelona le ofrecieron la posibilidad de lucir el 14 -dorsal mítico para un jugador holandés al haber sido el que llevaba en la espalda en su día Johan Cruyff-, pero el ex jugador del Ajax descartó amablemente esta opción, dejando claro que el número 21 tenía un componente sentimental para su familia. Y es que resulta que su abuelo, Hans de Jong, murió el día que estaban celebrando su 21 aniversario, por lo que desde aquel día llevar ese número es una manera especial de rendirle un homenaje.

En todo caso, parece que no habrá ningún problema con Aleñá para encontrar otro dorsal. De hecho, tendrá aún varios números para escoger al estar liberados a día de hoy hasta cinco: el 16, el 17, el 19, el 24 y el 25.

Veremos qué dice Coutinho cuando le comuniquen que el dorsal número 7 ya no le pertenece. Y es que en el caso de Antoine Griezmann es su número de la suerte y el que ha llevado durante toda su carrera, incluido con la selección francesa, por lo que parece difícil que acepte llevar otro número en la espalda. No será, en todo caso, hasta el 4 de agosto cuando regrese el delantero brasileño, por lo que aún habrá tiempo para encontrar una solución al respecto. Además, el futuro de Coutinho en el Barcelona está más en el aire que nunca, sobre todo si se confirma la llegada de Griezmann y Neymar a la plantilla.

Si finalmente también se ficha a Neymar el problema lo tendrá el francés Ousmane Dembélé, actual propietario del número 11, pero se trata de una situación que por ahora el club ni tan siquiera se ha planteado.