DEPORTIVO

El difícil reto del Deportivo de retener a Quique

Los cinco mejores goleadores de Segunda de la 2017-18 acabaron en Primera. En la anterior, 4 de 5. Quique, con 17 tantos, ha sido el segundo este curso.

Quique terminó la temporada con 17 goles.
JESUS SANCHO DIARIO AS

El Deportivo todavía está asimilando el duro golpe de quedarse a las puertas del ascenso. Además del impacto moral, la consecuencia de seguir en Segunda será que su tope salarial bajará a la mitad. El impacto económico afecta directamente la configuración de la plantilla con la complicada misión de lograr ingresos y mantener, dentro de lo posible, potencial. El club ya ha visto como es imposible retener a jugadores cedidos que interesaban mucho (Carlos Fernández, Domingos o Pablo Marí) y ahora toca decidir con los que tienen contrato.

Uno de los primeros de la lista es Quique González. El pucelano fue la gran apuesta tras bajar al pagar el Deportivo a Osasuna los 1,7 millones de su cláusula y no ha defraudado. Quique ha cerrado la temporada con 17 goles siendo el segundo realizador más efectivo de la categoría. El delantero tiene contrato hasta 2022, pero la historia reciente indica que todos los goleadores que destacan en la categoría de plata acaban de una forma u otra en Primera.

La temporada pasada, la 2017-18, los cinco máximos artilleros de Segunda dieron el salto a LaLiga. Mata, el pichichi (33 goles), pasó del Valladolid al Getafe pese al ascenso de los pucelanos. De Tomás (24), por el que el Benfica acaba de pagar 20 millones, siguió cedido en el Rayo al subir los madrileños. Borja Iglesias (22) fue traspasado por el Celta al Espanyol (10 millones) tras su paso por el Zaragoza. Los 22 goles de Sergi Guardiola en el Córdoba le valieron para irse al Valladolid (3 millones). Y Melero (17) siguió en el Huesca tras subir pero acaba de ser traspasado al Levante (3,6 millones) por el descenso de los oscenses.

La historia no cambia en exceso retrocediendo otra temporada. En la campaña 2016-17 cuatro de los cinco mejores goleadores acabaron en Primera (Roger, Ángel, Jorge Molina y Ortuño). La única excepción fue el pichichi de aquella Liga. Joselu, que consiguió 23 goles con el Lugo, se fue al Granada y no dio el salto a la máxima categoría. Eso sí, los andaluces acababan de descender y eran el presupuesto más alto de Segunda.

La presente temporada tampoco parece que vaya a cambiar en exceso la historia. Enric Gallego, pichichi gran parte de la temporada con 15 goles, saltó en enero del Extremadura al Huesca (2 millones) y acaba de hacerlo al Getafe (6 millones). Juan Muñoz, del Alcorcón y quinto realizador (13), ya es nuevo jugador del Leganés. Álvaro Giménez, máximo artillero con 20 dianas, sigue en Almería pero con las maletas hechas. Su cláusula es muy asequible (1,5 millones) y el Eibar está cerca de pagarla. La excepción puede ser Rubén Castro (15 goles), que a sus 38 años quiere seguir en Las Palmas, aunque su elevado salario lo puede complicar.