Competición
  • Tour Francia
  • International Champions Cup
  • Copa Argentina
International Champions Cup
Copa Argentina
Mitre Mitre CAM

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

Gimnasia La Plata Gimnasia La Plata GLP

-

Defensa y Justicia Defensa y Justicia DYJ

-

Selecciones

FINAL MUNDIAL (F) | ESTADOS UNIDOS 2-0 HOLANDA

Una final histórica: récord de asistencia en el siglo XXI

El Estados Unidos-Países Bajos congregó a 57.900 espectadores, la cifra más alta registrada en una final del Mundial femenino en el siglo XXI.

Aficionados de Estados Unidos en el Mundial de Francia.
JEAN-PIERRE CLATOT AFP

Un total de 57.900 espectadores colmaron las gradas del Stade de Lyon para la final entre Estados Unidos y Países Bajos, en la que las estadounidenses se coronaron como reinas del fútbol femenino. Con el récord de la selección norteamericana, que es la que más títulos suma en la historia de los Mundiales femeninos, le acompañó el de asistencia. Y es que el partido en entre estadounidenses y holandesas ha cumplido con todas las expectativas, registrando la entrada más alta en una final del Mundial del presente siglo y la tercera de la historia. Sólo le supera la del Mundial de 1999 entre Estados Unidos y China (90.185 espectadores) y la del 1991 entre Noruega y Estados Unidos (63.000).

Este dato evidencia que esta categoría no deja de crecer. Francia 2019 ha protagonizado una cita en la que el despliegue no tiene precedentes. En el Mundial con más medios de comunicación y más cobertura mediática, el público no ha fallado. La final no ha sido el único partido con grandes cifras en cuanto a asistencia. En esta línea hay que destacar que Estados Unidos ha sido el gran atractivo de esta edición, a la que llegaba como vigente campeona y gran favorita al título. 

El Francia-Estados Unidos de cuartos de final registró 45.595 espectadores. Mientras, para el duelo de semifinales entre estadounidenses e inglesas asistieron 53.512 personas frente a los 48.452 aficionados de la otra semifinal entre Países Bajos y Suecia. Otros partidos con grandes registros de asistencia fueron el Estados Unidos-Chile, con 45.261 espectadores o el partido inaugural entre Francia y Corea del Sur, que alcanzó las 45.261 localidades. Por su parte, el encuentro de octavos entre EE UU y España congregó a 19.633 personas, un número menor al del Alemania-España (20.761).