Selecciones

MUNDIAL FEMENINO

Wang, la estrella china juega en el PSG y no teme a España

Es la única jugadora con un cuadro en la tienda del equipo parisino. Fichó por el PSG en 2018 y fue la primera china en marcar en Europa.

Wang, en el partido que jugó ante Alemania.

Wang Shang es la gran estrella de China. Es la única de las 23 convocadas que no juega en su país, sino en el segundo mejor equipo de Francia. Ante Sudáfrica no brilló, quizá por la presión de jugar en 'casa', pero sí fue la que tiró de su equipo en los momentos difíciles. A sus 24 años ya ha hecho historia en China al ser la primera jugadora en marcar en Champions y en jugar en el PSG.

Wang es la estrella de China. La tímida y humilde delantera, cuando entra en un terreno de juego se convierte en una líder. Maneja el centro del campo de las asiáticas y trabaja como la que más. "Hizo un gran trabajo para el equipo, ella siempre se sacrifica por el bien común", dijo Jia Xuaquan tras el duelo ante Sudáfrica. Porque, contra Alemania, Wang no fue titular. Una jugadora diferente que ya espera a España.

"No temo a España, tiene un buen equipo, pero no le tenemos miedo. Iremos a ganarles", dijo tras el partido. Tras llegar al PSG en 2018, Wang sigue sin saber hablar ni francés ni inglés. Sin embargo, en París es una de las estrellas. El mercado chino es muy apreciado, y la jugadora asiática es la única de las mujeres del equipo que tiene un cuadro en la tienda oficial del club con una camiseta suya firmada que está a la venta.

Sus inicios. Wang es una futbolista especial. No obstante, su infancia la dedicó a formarse para ser la mejor, con 12 años ya estaba en un centro de alto rendimiento en Pekín, donde trabajó para ser la mejor futbolista china, aunque no fue fácil para ella separarse de su familia. Su timidez siempre fue un hándicap. Pero salió adelante y llegó a lo más alto. A los cinco años se separó de su familia y fue a vivir con unos tíos. Ellos la criaron y fue su primo el que le metió en el fútbol. No hablaba con nadie y gracias al balón empezó a hacer amigos.

Wang Shuang llegó a la selección con sólo 17 años. En su debut salió en el minuto 60 y volvió al banquillo en el 80. Otro aprendizaje. Ahora lidera a su país en el Mundial