Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Bundesliga
Copa Libertadores
Liga Portuguesa

BARCELONA

Dembélé la volvió a liar en la previa de la final copera

Durante esa semana el francés acudió tarde a un entrenamiento. El club le ha dicho ya que si no cambia le pondrán en este mercado.

Dembélé, en las instalaciones del Barcelona.
DIARO AS

Ousmane Dembélé parece que todavía no ha tenido suficiente con los zascas de sus compañeros y los avisos del club sobre sus actos de indisciplina. El más conocido y público se produjo en diciembre del año pasado cuando el jugador se ausentó de un entrenamiento sin tan siquiera avisar, siendo localizado unas horas más tarde y puso la excusa de que estaba indispuesto.

Pues bien, parece ser que Dembélé no ha acabado de asimilar el mensaje del club ni tampoco el de sus compañeros. Y es que, según ha podido saber AS, el jugador ha llegado tarde a más de un entrenamiento después de aquel desliz. Evidentemente sin la gravedad de no presentarse en la Ciudad Deportiva.

No ha ayudado sin duda que el internacional francés haya estado tantos meses lesionado esta temporada, ya que al trabajar fuera de la dinámica de grupo es mucho más difícil controlar sus horarios. En cualquier caso, la gota que volvió a rebasar el vaso se produjo durante la semana de la final de Copa ante el Valencia, cuando el jugador volvió a ausentarse a la hora fijada del entrenamiento, llegando mucho más tarde. La excusa aducida por Dembélé es que tenía permiso porque estaba recuperándose con un fisioterapeuta aparte, pero lo cierto es que el horario fijado ese día era el mismo para todos los componentes de la plantilla.

De hecho, todas las iniciativas que ha activado el club para controlarlo y supervisar su vida fuera de la Ciudad Deportiva se han visto abocadas al más absoluto fracaso.

En cualquier caso, Valverde decidió pasar una vez más página sobre este acto de indisciplina, consciente que tarde o temprano tendrá que tomar cartas en el asunto. El club ya lo ha hecho: informó a su entorno hace unos días que no estaban dispuestos a que esta situación se cronificara, enviándole un claro ultimátum de que si no cambia de actitud lo pondrán en el mercado.