Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

LAS PALMAS

La fe duró hasta marzo

17/03/19  PARTIDO DE SEGUNDA DIVISION LAS PALMAS  -  MALLORCA  PEPE MEL ENTRENADOR TRISTEZA

CARLOS DIAZ-RECIO

DIARIO AS

Las Palmas cierra este domingo, ante el Almería, su temporada en el Estadio de Gran Canaria. Su bastión se mantuvo imbatido hasta primavera, en el debut de Mel en la isla.

Debut con victoria

Rubén Castro, un doblete para empezar. Las Palmas inició su temporada en el Estadio de Gran Canaria, y además con victoria. Con un juego en absoluto brillante, se impuso al Reus sin mayores estridencias. Aquel 19 de agosto de 2018, calurosa tarde en Siete Palmas, Manolo Jiménez alineó a 7 de los fichajes que, hasta ese momento, había hecho la UD: Raúl Fernández, Cala, Lemos, Rafa Mir, Christian Rivera (más tarde se marcharía al Huesca), Ruiz de Galarreta y Rubén Castro. Del curso pasado les acompañaron los gemelos Castellano, David García y Momo. No brilló el equipo en la puesta de largo del entrenador sevillano, pero al menos se hizo con la victoria gracias a un doblete de Rubén Castro, lo que hizo dispararse la ilusión acerca de sus futuras prestaciones. Sin juego, pero con tres puntos. La liga empezó bien para la UD.

Empate y despedida

El Granada propició el adiós de Jiménez. Estaba la Unión Deportiva en decadencia allá por el mes de noviembre, cavando sin saberlo su propia tuna, abriendo el cofre de las desgracias que vinieron después. Su juego no era ni mucho menos el esperado, pero al menos conseguía el objetivo mínimo: un puesto de playoff. Ocurrió que, el sábado 16 de noviembre, el Granada venía al EGC con la amenaza del despido de Jiménez más que presente. El equipo, además, venía de tres empates consecutivos ante Mallorca (2-2), Deportivo (1-1) y Elche (0-0). Tras confirmarse el cuarto ante el propio equipo nazarí, un 2-2 sellado por Rodrí e el minuto 86, Manolo Jiménez fue despedido fulminantemente en el vestuario. Esa misma noche se conoció a su sustituto. Paco Herrera fue presentado dos días después en el Estadio.

Igualdad en el derbi

Suso aprovecha el regalo de Sagués. No había podido empezar peor la segunda etapa de Paco Herrera en Las Palmas. Así, en sus dos primeras salidas, encajó cuatro goles en Cádiz (4-1) y otros cuatro en Lugo (4-2). En medio, un insulso empate en Gran Canaria ante el Oviedo (0-0). En su cuarto partido, el 15 de diciembre. era el Tenerife el rival de los amarillos, por lo que la ocasión era propicia para recuperar sensaciones y comenzar una remontada que ya por entonces parecía imposible. Se adelantaron los locales en la primera parte con un gol de Araujo. Sin embargo, lo más justo, por los méritos de ambos, era el empate. Cuando la UD se las prometía feliz, Sagués Oscoz fue la única persona de las 19.190 que estaban en el EGC que vio mano de David García dentro de su área. Suso no perdonó desde los 11 metros y puso el 1-1 final.

Un equipo incapaz

Adiós de Herrera tras el Extremadura. Al alba de marzo, ya no había más crédito en la cuenta personal de Paco Herrera. Llegaba el Extremadura el 3 de marzo a Siete Palmas, y todo lo que no fuera una victoria amarilla desembocaría en la destitución del segundo entrenador del curso. De nuevo, Las Palmas se mostró como un equipo incapaz, atrapado en su propia tela de araña, víctima de su propio enredo. Encima, un ex de la UD, Alfredo Ortuño, adelantó al Extremadura. Después empataría Rubén Castro, pero la suerte estaba echada. 1-1 final y adiós a Paco Herrera. Tanto en casa como fuera, sus números fueron muy pobres. En 14 partidos, 3 victorias (1 ante el Reus), 7 empates y 4 derrotas. Y el equipo, en franca caída libre.

Unos pibes rompen la estadística

La primera derrota en casa, con Mel. El bacheado camino de Pepe Mel con la Unión Deportiva no pudo empezar mejor. En su debut, agónica victoria ante el Deportivo (0-1). Su llegada, unida a los tres puntos conseguidos en Riazor, alimentaron la esperanza de que la formación grancanaria alcanzara los playoff, que estaban cada vez más lejos. En pleno marzo, si no se había despedido ya de ellos era porque, al menos en casa, mostraba un mínino de solidez. Ocurre que, en el debut de Pepe Mel en el EGC, el 17 de marzo, un imberbe Mallorca rompió esa dulce estadística amarilla, imponiéndose por 1-2. Se había adelantado Las Palmas por medio de Rafa Mir, pero los bermellones se adelantaron por medio de Budimir y Raillo. Después llegarían otras dos derrotes seguidas en la isla, ante Elche (0-1) y Cádiz (4-1).