FINAL CHAMPIONS

La Policía detiene a tres italianos con 21 entradas falsas para la final de la Champions

Metropolitano

REUTERS

Los tres detenidos vendían las entradas en las inmediaciones del Metropolitano. La Policía intervino 21 entradas falsas y 3.180 euros

La Policía Nacional ha detenido a tres individuos de origen italiano que trataban de vender 21 entradas falsas para la final de la 'Champions League', que se disputa este sábado en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid.

Los arrestados portaban 3.180 euros en efectivo y cinco sobres con el membrete de la 'Champions League', además de planos plastificados del estadio del Atlético de Madrid.

Según la Policía, la intervención se ha iniciado tras una llamada a la sala 091, donde se informaba que varias personas se habían dirigido a la oficina de acreditaciones manifestando que tres varones querían vender entradas en las inmediaciones del campo de fútbol.

Tras identificarse los agentes, uno de los detenidos intentó huir del lugar, siendo interceptado por el policía. Otro intentó salir de la zona para deshacerse de cinco sobre blancos con el emblema de la máxima competición europea.

La Asociación Nacional de Ticketing (Anatic) ha alertado de la existencia de "malas prácticas" en las entradas vendidas para la final de Champions League, que enfrentará a los equipos ingleses Tottenham y Liverpool este sábado en el Wanda Metropolitano de Madrid.

Según ha informado la asociación este miércoles en un comunicado, han advertido sobre las precauciones que hay que tomar ante este tipo de eventos en la compra/venta de entradas y en los posibles problemas que pueda haber con las entradas ya adquiridas.

Anatic ya detectó que en las últimas semanas los precios de las entradas para acudir al evento han subido "estrepitosamente", y además, la disponibilidad cada vez es "más escasa". Según han afirmado, fuentes cercanas a la asociación han constatado que están existiendo comportamientos "poco éticos" en el sector como la "falsificación, estafa y sobre-venta" a través de redes sociales, páginas de anuncios libres o diversas plataformas.

De esta forma, han asegurado que puede ocurrir que muchos aficionados se quedan sin sus entradas, aun habiéndolas pagado, y finalmente no puedan entrar al estadio.

Según ha detallado, las prácticas que llevan a esta situación son, entre otras, la falta de control que existe en las redes sociales; la ausencia de un registro nacional de operadores de mercado secundario; y la apertura del evento antes de que haya entradas disponibles, ya que en algunas plataformas se abre la venta de entradas antes de estar en circulación.

Asimismo, la presidenta de Anatic, María Requena, ha explicado que la "desregularización" del sector está haciendo que "algunas plataformas internacionales pierden el control en las ventas" y aparezcan agentes con comportamientos "oportunistas".

Por último, ha añadido que también existe "fraude y estafa" por parte de personas difíciles de identificar, debido al uso de páginas de anuncios gratuitos "en los que no es necesario registrarse y no se pide ninguna garantía".