OVIEDO 1 - GRANADA 1

Ibra le da vida al Oviedo

Un gol del senegalés a tres minutos del final iguala un choque controlado por el Granada, que se adelantó en el marcador gracias a un tanto de Fede Vico en el 49'.

Con más oficio que brillantez, con ese tono típico de los equipos que creen en lo que hacen, parecía que el Granada saldría del Tartiere con un triunfo básico en su carrera hacia el ascenso. Todo parecía controlado hasta que apareció Ibra para igualar a los 87 minutos y abrir un final de locura en el que el Oviedo pudo hacer el segundo. El empate final permite a los dos equipos seguir soñando.

Los dos se comportaron con cautela en los primeros minutos. La orden desde la caseta parecía clara: no fallar. Oviedo y Granada, especialistas en agrandar los errores de los rivales, no querían recibir de su propia medicina. Por eso, los balones largos se hicieron con protagonismo en el partido. Las ocasiones llegaron en las pocas opciones en los que pudieron correr. Tejera fue el primero en avisar, a los 14 minutos, pero su remate con la derecha no encontró puerta. Berjón, destinatario de los balones en ataque, fue el siguiente en probar. Retó a Víctor Díaz al sprint y centró al área, pero la defensa repelió el intento. Christian completó la ofensiva azul con un remate en posición poco ortodoxa tras un córner. Poco se sabía del Granada, salvo alguna contra al galope con Vadillo. Montoro fue el único en inquietar a Champagne desde la frontal. La última antes del descanso fue azul. Centró Johannesson, remató Ibra y Rui Silva repelió.

Tras el intermedio, llegó el golpe visitante. Carlos Hernández despejó al centro, Vico se hizo con la pelota y voleó a la red. En un choque tan parejo, un gol amenazaba con agitar el choque. No lo permitió el Granada, en un ejercicio de veteranía que también suma. Las mejores opciones, de hecho, fueron visitantes, pero ni Vico ni Víctor Diaz acertaron con la meta.

Cuando el choque parecía morir, apareció Ibra para, aprovechando un fallo de Germán, batir a Rui Silva de zurdazo inapelable. Con más fe que tiempo (3 minutos), el Oviedo siguió a la carga, pero ni Ibra de cabeza ni Folch en el área pudieron hacer el segundo.