Competición
  • Champions League

REAL MADRID

El futuro de Vallejo, en el aire

Su gran papel en el casting de Zidane y cómo pueda afectar a la situación de Nacho el fichaje de Militao podrían provocar un cambio de planes.

El destacado papel de Vallejo (22 años) en el casting de Zidane y la próxima llegada de Militao podrían condicionar los planes para el centro de la defensa del Madrid. Bajo el mando del francés, el zaragozano ha disfrutado de tres partidos completos, 270 minutos; es decir, más que el resto de la temporada. En ellos ha sorprendido por la naturalidad con la que ha vencido dos hándicaps importantes, la inactividad a la que le habían condenado las lesiones y la fragilidad de un equipo en proceso de descomposición, muy vulnerable a los ataques rivales.

Pero el central ha asumido el reto como su gran momento, rindiendo de maravilla ante Athletic y Villarreal, y algo más discreto en Vallecas, donde cometió el penalti que dio la victoria al Rayo. Contra el Athletic superó a Varane en anticipaciones (3, el que más del equipo, a 1) y en recuperaciones (8-6), dejando además la recuperación que acabó en el 1-0 que desatascó el partido. Frente al Rayo ganó al francés en entradas con éxito (3-1) y en anticipaciones (2-0), aunque perdió en recuperaciones (1-5). Ante el Villarreal igualó con Varane, con el que nuevamente hizo pareja, en entradas con éxito (1) y anticipaciones (1), pero le dobló en recuperaciones (8-4) y se descolgó con su primer gol de blanco.

La situación de Nacho, clave

Como contó As, la intención del Madrid con Vallejo es cederle para que recupere la confianza y el potencial que los problemas físicos le han ido quitando. Sin embargo, el jugador mantiene la esperanza de continuar, algo que podría ocurrir tras el nivel que viene mostrando... si sale Nacho. La llegada de Militao (21 años) por 50 millones (el defensa más caro de la historia del Madrid) rebaja al canterano a cuarto central, algo que a sus 29 años y después de toda una vida de madridista podría hacerle escuchar e incluso corresponder los intereses de otros clubes de la élite europea. Ahí podría estar la clave...