Competición
  • Premier League
  • Serie A

GIRONA

El Girona se desangra y ya preocupa la permanencia

El Girona se desangra y ya preocupa la permanencia

Robin Townsend

EFE

El equipo rojiblanco enlaza 11 partidos en casa sin ganar. Ningún equipo con una racha idéntica de local se ha salvado.

En Girona están preocupados. Y no es para menos. El equipo rojiblanco no está carburando, la ansiedad por ganar está empezando a hacer mella en el equipo y se ha metido de lleno en una espiral del fracaso. Encadena cuatro derrotas seguidas que han provocado que tenga la zona de descenso a tan solo tres puntos de distancia. En las dos próximas jornadas se podría decidir el futuro del conjunto gerundense porque visita a dos rivales directos: Celta y Valladolid.

Eso sí, el consuelo que le queda a la plantilla y a la afición del Girona es que ambos encuentros se disputarán lejos de Montilivi. Y es ahí donde están obteniendo las mayores alegrías en lo que se lleva de temporada. Es el gafe que viven en Montilivi el principal problema y lo que les está impidiendo estar en una zona tranquila de la tabla. Tras caer ante el Villarreal (0-1), los gerundenses enlazan ya 11 encuentros sin conocer la victoria en casa y hay un dato que provoca que los fantasmas del descenso tomen asiento en el vestuario rojiblanco: aquellos conjuntos que encadenaron más de diez duelos sin vencer como locales en Primera acabaron bajando a Segunda. El último fue Osasuna, que llegó a estar 15 partidos sin sumar los tres puntos ante su afición, la temporada 2016-17.

Los jugadores del Girona no esconden que están inmersos en una crisis de la que toca salir cuanto antes porque tan solo restan seis encuentros de Liga. Actualmente, el conjunto de Eusebio Sacristán suma 34 puntos y los números que lleva en este tramo son descenso porque en las últimas 19 jornadas únicamente han cosechado tres victorias, cinco empates y 11 derrotas (14 puntos).

Hay tiempo para reaccionar, pero para ello toca hacer autocrítica y buscar la unión con la grada. El sábado (13:00) visitan a Celta en Balaídos y deberán demostrar a domicilio, donde han perdido solo un encuentro de los últimos cuatro que han disputado, que todo lo que están viviendo ha sido un accidente.

La última remontada en casa, en la jornada 10 del pasado curso

Cuando el Villarreal se puso por delante en el marcador, la afición del Girona empujó al equipo hacia, como mínimo, el empate. Durante gran parte del encuentro, el conjunto rojiblanco colgó del palo al conjunto amarillo, pero el tanto se resistió. Y es que las remontadas parecen misión imposible para el Girona desde que ascendió a Primera y más si juegan en Montilivi. El dato indica que la única remontada del Girona en casa fue en la jornada 10 de la temporada pasada ante el Real Madrid. Isco firmó el 0-1 para el conjunto blanco y en la segunda mitad, Stuani y Portu le dieron la vuelta al marcador en un encuentro histórico.