ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético tuvo brotes verdes en su derrota contra el Barcelona

Pese a caer y perder toda opción en Liga, Oblak fue un muro, el equipo mantuvo la cabeza fría con diez, los jóvenes dieron un paso adelante...

El Atlético cayó derrotado por 2-0 en el Camp Nou y perdió prácticamente todas sus opciones de aspirar al título quedándose a once puntos de la cabeza. El equipo rojiblanco sigue sin conseguir ganar al Barcelona en Liga, pero se puede hacer una lectura positiva de su partido ante los blaugranas, ya que peleó hasta el final pese a jugar desde el minuto 28 con diez jugadores por la expulsión a Diego Costa. Estos son los brotes verdes del equipo. 

Oblak fue un muro

El meta esloveno encajó dos goles ante los temibles Messi y Luis Suárez, pero dejó de nuevo una fantástica actuación en un gran partido. Oblak, cuya renovación con el Atlético espera oficialización, dejó una fantástica parada ante Suárez, otra ante Coutinho y evitó el gol del Barcelona en nueve de los once remates a portería. Además mostró mucho carácter acudiendo a separar a Diego Costa en sus protestas al árbitro y su personalidad queda cada vez queda más patente, llegando a lucir el brazalete de capitán en el partido contra el Leganés

Los jóvenes dieron un paso adelante

Simeone quiso reforzar en rueda de prensa el papel de jugadores jóvenes en el partido. "Hay cosas buenas. La mejora de Rodrigo, la mejora de Giménez, que está haciendo una temporada extraordinaria..." señalaba el técnico argentino nada más finalizar el partido. Y es que el centrocampista y el uruguayo fueron dos de los mejores jugadores del Atlético sobre el terreno de juego con 22 y 24 años y un gran futuro por delante. Rodrigo se ha asentado como uno de los mejores fichajes en Europa de la temporada y Giménez acumula minutos a un fantástico nivel. Contra el Celta tendrá que parar por sanción, pero ha sido titular en los últimos 15 partidos del equipo. El uruguayo estuvo a punto de rematar la gran ocasión del Atleti en el partido, pero el propio Rodrigo le quitó el remate franco cabeceando fuera un centro de Griezmann. También Thomas, de 25 años, dejó muy buenas sensaciones tanto en el centro del campo y en el lateral derecho. El ghanés tampoco estará ante el Celta. 

Buenos primeros minutos

El Atlético disputó unos muy buenos primeros 28 minutos en igualdad numérica. El equipo rojiblanco llegó a superar en posesión al Barcelona en el Camp Nou y la expulsión de Diego Costa se produjo cuando Griezmann estaba empezando a entrar en juego con más asiduidad y a llegar con peligro al área de Ter Stegen. También hubo un gran nivel colectivo con uno menos, donde el Barça tuvo que esperar hasta el minuto 84 para abrir el marcador. 

El Simeone más ofensivo

Si el técnico fue muy criticado por su versión más defensiva y aculada en su área contra la Juventus en Turín, en el Camp Nou aprendió la lección. Si bien es cierto que el Atlético necesitaba ganar, Simeone buscó alternativas ofensivas pese a jugar en inferioridad numérica.  En el minuto 35 llevó a cabo el primer cambio y fue para dar entrada a Correa por Arias, un jugador muy ofensivo por un defensa. El argentino se situó como interior y provocó un movimiento en cadena donde Thomas pasó al lateral y Koke al doble pivote. También con empate sin goles en el minuto 58 dio entrada a Morata por Filipe Luis, un delantero centro por el otro lateral para pasar a Saúl a jugar en la defensa y a Griezmann en banda con un referente arriba. 

Inteligencia y sangre fría

Ganar con uno menos más de una hora en el Camp Nou es prácticamente una misión imposible. Pese a que el Atlético no logró el objetivo, sí dejó la imagen de equipo entero y que supo manejar los tiempos del partido hasta los últimos instantes donde con una defensa más abierta llegaron los goles locales. Griezmann fue un referente a la hora de contemporizar el balón, mismo caso que los centrocampistas. También desde la defensa se abogó por intentar rifar menos el balón de lo habitual jugando con uno menos. Thomas vio la amarilla en el minuto 26 y supo mantenerse con tarjeta pese a pasar al lateral, Godín y Giménez fueron amonestados en la expulsión de Diego Costa y también mantuvieron la sangre fría para no ver una segunda amonestación. 

Orgullo de los jugadores

Los futbolistas del Atlético se marcharon orgullosos de la imagen ofrecida. Como afirmaba Giménez en las redes, "dura derrota. Dejamos todo en la cancha, nada que reprochar. Continuaremos trabajando día a día para seguir creciendo". También Godín era de esa opinión: "Orgulloso de mis compañeros siempre y hoy más que nunca. Luchamos hasta el final siendo nosotros mismos. ¡Ahora a pelear cada partido que nos queda por el respeto que se merece esta camiseta y nuestra afición!". Mismo caso que los Koke, jugador que atendió a la prensa a pie de campo y en zona mixta, Morata ("Orgulloso del equipo") y Simeone. Una palabra muy repetida y que también pudo verse en los aficionados.