JUVENTUS

Nedved: "Tuvimos que parar a Cristiano; quería jugar"

El vicepresidente de la Juventus, Pavel Nedved, desveló a Sky Sports que Cristiano quería jugar ayer ante el Milán: "Su regreso está previsto para el miércoles ante el Ajax".

Cristiano tiene siempre un hambre desaforada por jugar, por marcar, por competir, por ganar. Tanto es así que ayer tuvieron que frenarle los dirigentes de la Juventus porque quería jugar el partido de la Serie A italiana ante el Milán. Así lo ha reconoció Pavel Nedved, vicepresidente del club, a Sky Sports: "¡Tuvimos que pararlo!". Sí es casi seguro que estará para el partido de ida de los cuartos de final de la Champions el miércoles, ante el Ajax, en Amsterdam. Cristiano no se quería perder el partido ante el Milán, que ganó la Juventus por 2-1, clave para poder cantar el alirón a falta de siete jornadas para el final del campeonato. Si hoy cae el Nápoles ante el Genoa el delantero podría celebrar su primer título en su primer año con la Juventus.

Así se desprende de las palabras de Allegri: "Cristiano se siente siempre listo. Esperamos contar con él para el partido del miércoles en Amsterdam". El portugués se lesionó el 25 de marzo durante el partido de clasificación para la Eurocopa 2020 ante Serbia. No pudo terminar el encuentro por molestias en el muslo de la pierna derecha. "No estoy preocupado. Conozco mi cuerpo y sé que estaré bien dentro de dos semanas", avanzó Cristiano entonces. 

La recuperación está yendo conforme a lo previsto y se le espera el miércoles en la ida de los cuartos de final de la Champions ante el Ajax en el Amsterdam Arena. Esa es la prioridad para el club, tal y como recordó Nedved: "Cristiano está haciendo todo para afrontar el partido ante el Ajax de la Liga de Campeones, que es su competencia. No estamos apresurándolo, pero estamos positivos. Él quiere siempre jugar, si fuera por él estaría en el campo. ¡Tuvimos que pararlo!".

Cristiano es, con 19 goles marcados, el cuarto máximo goleador de la Serie A italiana, por detrás de Piatek y Quagliarella, ambos con 21, y de Zapata, con 20. Otro objetivo en la ambición del portugués en su primer año en Italia.