Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

BARCELONA

Malcom ya se siente útil

Marca un gol cada 163 minutos y Valverde empieza a hacerle espacio. No obstante, sólo ha sido titular en dos partidos de Liga y su futuro no está claro.

El inesperado desarrollo del Villarreal-Barcelona y más aún su sorprendente final hicieron pasar algo desapercibido el gran inicio de partido de Malcom, futbolista que tiene un punto gaseoso y que igual que irrumpió en el partido a lo grande fue desapareciendo con el paso de los minutos. Sin embargo, él ya había hecho su trabajo y había reivindicado que puede serle útil al Barça. En 16 minutos se sacó de la chistera un espectacular desmaque al espacio que culminó en una gran asistencia a Coutinho y un remate de cabeza a centro de Vidal que significó el 0-2. La celebración de los dos goles del Barça demuestra que es un jugador querido en el vestuario que ha esperado en silencio y trabajando su oportunidad.

Malcom ha jugado 17 partidos esta temporada. Más bien, dos partidos y 15 ratos porque sólo en dos de los choques ha completado los 90 minutos y apenas en siete ha sido titular. Sólo 655 minutos en los que ha marcado cuatro goles, uno cada 164 minutos. Alguno de ellos, con cierta importancia. Especialmente, el que significó el 1-1 contra el Madrid en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. Sin ese gol, el Barça no hubiera tenido nada sencillo cerrar la clasificación en el Bernabéu. Otro fue el del Inter, un gol que le definió como jugador. Conducción con la izquierda desde el perfil derecho, cañoncito para batir a Handanovic y lágrimas en la celebración como buen futbolista emotivo que es.

  • Centrocampista
  • Brasil

Lo mejor de Malcom, jugador que genera dudas en la toma de decisiones pero que tiene dos cosas que valen dinero en fútbol (explosividad y gol), es que se ha negado a rendirse durante la temporada. Sus dos últimas apariciones, con asistencia ante el Espanyol y gol y asistencia frente al Villarreal, hablan de un futbolista enchufado cuando sus pocas oportunidades durante la temporada podrían haberle empujado a abandonarse. Al contrario, Malcom se ha rebelado contra esa situación y, lesionado Dembélé, se ha metido por ese agujerito que le ha permitido jugar minutos.

Valverde, técnico justo, también le ha premiado. Ha visto que el jugador no se ha relajado y vive de puntllas, esperando la oportunidad y con una ilusión que es fácil detectar cuando se ve su reacción con los compañeros en las celebraciones de los goles de los dos últimos partidos. Malcom empieza a sentirse útil e integrado. La gran cuestión es si esto es suficiente. 655 minutos escasos parecen demasiado pocos para un futbolista que cumplió su sueño fichando por el Barcelona por 41 millones de euros cuando en Roma ya le esperaban con la camiseta para presentarlo. El jugador, que en invierno recibió cantos de sirena en China, debe decidir este verano si intentar ir haciéndose sitio en el Barça o aceptar que Dembélé, Messi y Suárez son intocables, que Coutinho si continúa es considera delantero y que tendrá difícil cambiar su status. Lo que sí ha demostrado es voluntad, carácter y hambre para hacerlo. Eso ha mejorado también su cartel..., y su precio. Y, de momento, ya ha conseguido a pulso sentirse partícipe si el Barça acaba levantando títulos esta temporada. Es un jornalero de la gloria.