Competición
  • Champions League
  • Hoy en As

EL PERFIL

Así es Moise Kean, el Balotelli 2.0 de la Generación Z

Así es Moise Kean, el Balotelli 2.0 de la Generación Z

Enrico Locci

Getty Images

Por sus condiciones físicas, nacionalidad, irrupción en la Serie A y su representante, las comparativas entre el de la Juve y el Marsella son inevitables.

La lesión de Cristiano Ronaldo y las polémicas racistas han hecho de Moise Kean (28 de febrero de 2000) el hombre de moda en el fútbol italiano. A sus 19 años, este delantero nacido en Vercelli y de ascendencia costamarfileña ha irrumpido en el Calcio como un rayo, a base de goles tanto con la Juventus como con la selección italiana. No se recuerda un estallido tan grandilocuente y mediático de un jugador en la Serie A desde los inicios de Mario Balotelli, con el que, por razones ineludibles, ya se le compara.

Su entrenador, Massimiliano Allegri, sabe que tiene una joya que por su precocidad debe ser cuidada con cariño y cautela. Por eso lo hizo debutar hace dos años y medio en un partido de Champions ante el Sevilla, con sólo 17 años. A la semana le dio la oportunidad en la Serie A, ante el Pescara, partido en el que se convirtió en el primer jugador nacido en los 2000 en anotar un gol en Italia. Luego el técnico lo devolvió al equipo B de la Vecchia Signora. No quería cargarle la mochila de piedras. Muy poco a poco, Allegri le ha dado pequeñas oportunidades y Kean siempre ha sabido responder.

Tras una cesión la temporada pasada en el Hellas Verona volvió a una Juve en la que parecía que iba a quedar relegado a un papel anecdótico con la llegada de Cristiano. Lo lógico para un jugador de su edad, temperamental y altivo, era quejarse y pedir más oportunidades. Sin embargo, Kean supo ser paciente y esperar su momento. Hasta el pasado 8 de marzo Kean sólo había jugado 86 minutos en toda la temporada. Pero la eliminatoria de Champions ante el Atleti, hizo que Allegri reservara a casi todos sus titulares, incluyendo a Cristiano, ante el Udinese. Ese día todo cambió en la vida de Kean. Se salió, anotó dos goles, dio una asistencia. Aquello le valió para que Roberto Mancini le abriera las puertas de la  selección italiana: "Es un predestinado".

Kean lideró a Italia en los encuentros clasificatorios para la Eurocopa ante Finlandia y Lichtenstein (anotó en cada partido) y volvió del parón FIFA encumbrado por los medios del país y con la responsabilidad de suplir a Cristiano, que se había roto con Portugal. ¿Su respuesta? Un gol al Empoli (1-0) y otro al Cagliari (0-2). Este último además le hecho abanderado del movimiento antiracista en Italia tras denunciar insultos por parte de los aficionados del Cagliari tras su tanto.

Su color de piel, su posición su manera de irrumpir tan joven en la Serie A, su ascendencia africana, su guerra pública contra el racismo y por si fuera poco, que su representante sea Mino Raiola, hacen inevitable que se le compare con Balotelli. El representante italiano ya está moviendo cielo y tierra para dar un golpe sobre la mesa con el nuevo contrato de Kean, que termina en 2020 y que, en estos momentos, parece difícil que vaya a renovar. Además, su familia está a disgusto con los dirigentes de la Juventus. Según relata su padre, antes de firmar su actual contrato le prometieron material agrícola para explotar sus tierras en Costa de Marfil y nunca llegaron a cumplir esa promesa. 

Con 19 años, hambre, capacidad goleadora y un contrato que termina el verano que viene, media Europa ya tiene los ojos puestos en Kean. Mientras, él tendrá que seguir demostrando que su estado de forma no es flor de un día. No quiere ser el nuevo Balotelli. Quiere ser Moise Kean, la perla de Italia.