REAL MADRID

Zidane sí tiene retos en la Liga

El técnico francés, que regresó al Madrid eliminado de Champions y Copa y con mínimas opciones de optar a la Liga, asume un importante desafío.

Zidane sí tiene un objetivo: ganar los 10 partidos que quedan. Esto no es algo nuevo para el francés. En su primera temporada, la 2015-16, ya lo logró. Consiguió sacar los tres puntos en los últimos diez encuentros de Liga. Pero esto, como también podría ocurrir esta temporada, no le sirvió para ganar el título de Liga, que lo terminó levantando el Barcelona. Se quedó a un sólo punto de los azulgrana. Y eso que logró recortar 11 puntos en sólo cuatro jornadas. La diferencia es que cuando asumió el cargo en 2016 estaba a cinco puntos del Barça y esta vez cuando ha cogido el banquillo la distancia era de 12 puntos. Sin poder optar a la Champions y a la Copa, el único reto que le queda al francés es este.

Para lograr este objetivo tendrá que ganar los próximos diez partidos del Madrid en Liga. Cinco se disputarán en el Santiago Bernabéu y otros cinco lejos de Chamartín. Sus rivales, de todos los colores. Por orden: Huesca, Valencia, Eibar, Leganés, Athletic, Getafe, Rayo Vallecano, Villareal, Real Sociedad y Betis. Los objetivos de estos equipos también son totalmente diferentes. Tres clubes llegarán al partido ante el Madrid con la permanencia como objetivo. Otros cuatro lo harán con opciones de entrar en Europa. Y tres de ellos, como el equipo blanco, jugarán ante la plantilla de Zidane sin un objetivo a la vista. Por su posición en la tabla ya no peligran por el descenso y tampoco miran hacia una posible clasificación de Europa. 

En su primer curso, cuando ganó de forma consecutiva los últimos diez partidos del campeonato liguero, el Madrid de Zidane se midió ante Las Palmas, Sevilla, Barcelona, Eibar, Getafe, Villarreal, Rayo Vallecano, Real Sociedad, Valencia y Deportivo. Entre esos diez encuentros, Zizou consiguió ganar en el Camp Nou el Clásico (1-2) con un gol de Cristiano en el minuto 85 y golear el Sevilla (4-0) en el Bernabéu. Sus números en aquel final de curso mejoran los actuales del Madrid. Logró marcar 29 goles y sólo encajó 7. Su promedio, demoledor: 2,9 goles por partido y sólo 0,7 tantos en contra por encuentro.

El otro reto de Zidane: mejorar la puntería

El Madrid de Lopetegui y Solari ha sumado unas cifras muy negativas en el apartado goleador. Estos números, tan escasos, no se veían en Madrid desde la temporada 2006-07. Este curso, el equipo blanco ha marcado 94 goles en 47 partidos. Su promedio de cara a puerta es de 2 goles por partido. Esto no ocurría desde 2007, cuando el Madrid de Capello, que curiosamente ganó la Liga, marcó 91 tantos en 50 encuentros (1,8 goles por partido). En la faceta goleadora del Madrid desde entonces, hubo una temporada que batió todos los récords. La 2011-12, con Mourinho en el banquillo del Madrid, el equipo marcó 174 goles en 58 partidos: 3 tantos por choque.