Competición
  • Clasificación Eurocopa

CHICA DE AS

Mai Garde y su sueño en El Sadar

Mai Garde es la capitana de Osasuna que el pasado fin de semana conquistó El Sadar con más de 10.000 aficionados. Su vídeo regalándole una camiseta a su padre se ha hecho viral

Mai Garde, capitana de Osasuna.

Mai Garde (26-10-1987, Pamplona) emocionó al gran público gracias a un vídeo que subió a su Twitter antes de que Osasuna femenino hiciera historia en El Sadar. Le regaló antes del partido una camiseta a su padre con su nombre y el orgulloso padre no pudo contener las lágrimas de la emoción. Unas lágrimas que han traspasado fronteras y dado la vuelta al mundo. Su padre, gran seguidor del conjunto rojillo, al fin tenía la camiseta de su hija. Mai Garde, la capitana de Osasuna y uno de los pilares que ha luchado por el fútbol femenino de Pamplona.

 Mai Garde vive en Nuevo Artica, aunque se considera de Mendióroz, el pueblo de su padre. Como casi todas las niñas empezó jugando con los niños, pero no le permitían jugar con ellos. Su carrera deportiva no ha sido fácil. Le llamó el Burdalés y después el Amaya, donde jugó con su hermana Bea (que después optó por el fútbol sala y llegó a jugar en Primera con el Orvina) y después al Losada. Pero no paró ahí. Pasó por Mariño de Irún, Osasuna y Lagunak, donde jugó en Primera. Sin demasiadas oportunidades, se fue al fútbol sala, donde estuvo varios años y llegó también a jugar en la máxima categoría en Orvina y después en Txantrea. La pasada campaña, de nuevo, volvió al fútbol para fichar por Osasuna y llevar al equipo de su corazón a la máxima categoría.

Mai Garde, capitana de Osasuna: "Ahora mismo estoy cumpliendo un sueño"Mai Garde, capitana de Osasuna.

De familia futbolera y, sobre todo, rojilla, Mai compartió su pasión con sus hermanas, Bea y Raquel, y sus padres, todos socios de Osasuna. Desgraciadamente, como les pasa a tantas otras futbolistas, no puede vivir del deporte y trabaja como socorrista y monitora en el Aquavox del Casco Viejo de Pamplona. Se levanta cada mañana a las seis y media para ir a trabajar, por la tarde toca entrenar. El domingo su vida cambió. Saltó a la fama no sólo por el famoso vídeo, sino por estrenar el fútbol femenino en El Sadar. “Si esto es un sueño, que nadie nos despierte. 10.250 gracias”, dijo tras el partido en Twitter. Un sueño que continúa con el reto de pelear por el ascenso. De momento han hecho historia con más de 10.000 personas en El Sadar en un partido de Segunda femenina.