Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

ATLÉTICO - BARCELONA | MADRONA

"No podía jugar con chicos, por lo que me hice árbitra"

María Dolores Martínez Madrona, árbitra internacional y de la Liga Iberdrola.

PEPE ANDRES

DIARIO AS

Árbitra internacional y profesora en un colegio de primaria, Martínez Madrona ha sido la elegida para dirigir el Atleti-Barça en el Metropolitano.

María Dolores Martínez Madrona será la árbitra para uno de los partidos más esperados en el fútbol femenino español, el Atlético-Barcelona de este domingo (13:00h) en el Wanda Metropolitano. Formada en el comité murciano, Madrona es árbitra internacional y es una de las más destacadas en la élite del arbitraje femenino español, siendo seleccionada para el programa de formación del Centro de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol (UEFA) para la Excelencia en el Arbitraje.

¿Cómo surgió la idea de ser árbitra de fútbol?

La verdad es que yo ni me lo planteaba, no entraba en mis planes. Yo jugué mucho al fútbol con mis hermanos y estaba en un equipo con chicos, pero tuve una lesión donde me fracturé la tibia y el peroné jugando un partido y a los seis meses cuando me incorporé ya en infantiles no podía seguir jugando con chicos. Probé en el fútbol sala con chicas, pero a mí lo que me gustaba era el fútbol once y un día me propuso mi padre que la manera de estar dentro del fútbol era ser árbitro. Era la única manera de seguir en el fútbol siendo mujer.

¿Se ha encontrado trabas por el hecho de ser mujer?

Bueno, al principio era más duro. Hace 18 años ver a una mujer en un campo de fútbol era muy raro, apenas se veía y se escuchaban muchísimos comentarios machistas. Con el paso de los años he visto una evolución muy positiva y también desde las federaciones, que van apostando por el árbitro y lo van incorporando a la figura sobre el terreno de juego con los jugadores. De hecho, ahora somos más mujeres y ya es menos frecuente que un espectador cuestione que haces en un campo de fútbol por ser mujer.

¿Cómo ha vivido el crecimiento del arbitraje femenino?

Lo he vivido con la perspectiva de que la mujer cada año va demostrando más y va incluyéndose dentro de este mundo. Gracias al Comité Técnico de Árbitros, a Marisa, la coordinadora, que ha apostado mucho por nosotras y a la Federación, se trabaja para que se vea que hay arbitras que hacen esfuerzos diarios físicos y técnicos para estar algún día en la élite del arbitraje.

También ha arbitrado en categoría masculina. ¿Qué diferencias hay con la femenina?

El masculino es más intenso y rápido, mientras que el femenino es más noble y está mejorando técnica y físicamente.

¿Cómo ve el nivel de arbitraje en la Liga Iberdrola?

Muy positivo. Es cierto que sólo llevamos dos años de Liga Femenina, pero las chicas están trabajando física y técnicamente y yo lo veo muy bien.

¿Está a favor del VAR?

Yo lo veo muy positivo, lo vimos en el Mundial y ahora en Liga. Es una herramienta que ayuda a los árbitros para que haya más justicia y me gustaría que llegase al fútbol femenino.

¿Siente presión de arbitrar un partido que espera batir récord en el fútbol femenino?

No, yo preparo mis partidos como uno más. Obviamente el domingo es especial por la gente que va a ir al campo, el ambiente, pero no siento presión. Ilusión sí, por saltar al campo y hacerlo lo mejor posible.

¿Cómo fue su debut como árbitra internacional?

Fue muy bonito. Pude descubrir cómo se vive el arbitraje a nivel europeo. Es una experiencia inolvidable, dar el salto internacional nos da más herramientas para seguir practicando y mejorar y estoy muy contenta de poder disfrutar de cada nombramiento internacional que se me designa.

¿Le queda alguna meta por cumplir en el fútbol?

No tengo una meta a largo plazo, aunque obviamente sería un sueño estar en una Eurocopa o en un Mundial, pero son sueños que gracias al trabajo que hacemos día a día mantienen la ilusión y la motivación.

¿Tiene otra profesión?

Sí. Imparto clases de francés y educación física en un colegio de primaria. Compagino entre semana dar clases y los fines de semana arbitrar.

¿Es más difícil arbitrar o impartir una clase en un colegio?

Tiene semejanzas. En el aula también tenemos jugadores que hay que controlar y saber llevarlos. Y, hay unas normas.