Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

BARCELONA

El vestuario del Barça lo tiene claro: "Ni el City ni la Juventus"

Messi y Arturo Vidal celebran el gol del argentino que supuso el 3-1 contra el Lyon.

F. Zueras

Diario As

Los blaugrana se darían por satisfechos si el sorteo de cuartos de la Champions les da un cruce contra el Oporto o el Manchester United.

No lo dirán públicamente porque no es políticamente correcto decir que quieres un rival por delante de otro porque sería como menospreciar a unos por encima del resto, pero puertas adentro los jugadores del Barcelona sí se han pronunciado sobre sus preferencias nada más eliminar al Olympique de Lyon en octavos de final.

Hay una unanimidad bastante clara respecto a los equipos que se quieren evitar como a los que les gustaría cruzarse en los cuartos de final. Los blaugrana tienen muy claro que hay dos equipos que a día de hoy es mejor esquivarlos. Estamos hablando del Manchester City y la Juventus. De hecho, más de un jugador reconocía que el mejor escenario de cara a los intereses del Barcelona sería que estos dos equipos se enfrentaran entre ellos en la próxima eliminatoria.

No hay duda de que la exhibición de la Juventus ante el Atlético de Madrid ha causado una honda impresión entre los blaugrana, por lo que prefieren evitarlo a toda costa, mientras que el Manchester City sigue siendo para muchos en el vestuario blaugrana como el claro candidato para disputarle la Champions.

En cuanto a las preferencias de los jugadores se encuentran dos equipos por encima del resto. Uno del todo previsible, ya que llega a los cuartos como la cenicienta del grupo, el Oporto de Iker Casillas, pero tampoco le harían ascos a la posibilidad de que se cruzara por el camino el Manchester United.

Los otros rivales en liza, Ajax, Tottenham y Liverpool, son considerados como huesos duros de roer, pero sin la dificultad máxima que representaría una eliminatoria ante el City o la Juventus.

En todo caso, habrá que esperar a este viernes a las 12 horas en Nyon para conocer si los jugadores saldrán satisfechos o no del sorteo de los cuartos de la Champions.