REAL MADRID

El día D para Solari

Solari, en el Valladolid-Real Madrid.

AFP

Florentino Pérez aplazó a este lunes su decisión en torno al entrenador. Ganó en Valladolid, pero aun así podría ser cesado esta tarde.

Este lunes 11 de marzo de 2019 es, para Solari, el día D; el técnico argentino afronta hoy su particular desembarco de Normandía, en forma de decisión que debe tomar el presidente blanco, Florentino Pérez, sobre la continuidad, o no, del rosarino en el banquillo del Real Madrid. Tras la eliminación del Madrid en octavos de la Champions a manos del Ajax holandés, Florentino parecía decidido a cesar a Solari y a traer, cuanto antes, a Mourinho, pero finalmente optó por esperar a que pasase el partido de Valladolid; quizás para repensar la decisión, quizás para terminar de atar el sustituto, quizás ambas cosas.

Tras un primer tiempo horrendo, el Real Madrid se repuso después del descanso y acabó sacando un triunfo solvente y convincente en Pucela: 1-4 con goles de Varane, Benzema (2) y Modric. Tres puntos más, un partido menos, quedan once para acabar la temporada, con la clasificación para la Champions como único objetivo al alcance de la mano y con el subcampeonato, ahora mismo propiedad del Atlético, en el horizonte; los rojiblancos le sacan cuatro puntos a los merengues. Pero la sensación es de que haber sumado el triunfo en Valladolid no va a ser determinante, ni siquiera influyente, en la decisión que debe adoptar Florentino Pérez.

Hay argumentos para defender la continuidad de Solari: el equipo se ha derrumbado en las últimas semanas, pero llegó a alcanzar buenas cotas de juego y fiabilidad que ahora, con un calendario amable, el Madrid puede volver a reproducir; varios jugadores importantes, como Nacho y Benzema, han dejado claro que apuestan por la continuidad del rosarino; y la lógica y el pragmatismo invitan a pensar que es mejor acabar el curso con lo que hay, puesto que la Champions no peligra salvo hecatombe, e iniciar un proyecto nuevo a partir de junio.

Pero igualmente Florentino maneja razones por las que cree que un cambio cuanto antes es necesario. La primera es introducir desde ya al nuevo entrenador en la dinámica del equipo para que vaya haciéndose con el grupo y, de paso, decidiendo quién le vale y quién no de cara a la nueva etapa que se abrirá en el curso 2019-20; aunque para que esto suceda, tiene que tener Florentino atado al sustituto, lo que por el momento no sucede. Además, Solari tiene abiertos varios frentes en el vestuario que han deteriorado mucho tanto la imagen del equipo como la suya personal dentro de la caseta. Son los casos de Isco o Marcelo, sin ir más lejos. Y todo ello bañado por la imagen de abatimiento que mostró el argentino en Valladolid, una imagen que transmite la sensación de que el propio técnico sabe que, salvo milagro, su final está cerca.