Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

FRANCIA

Las 7 noches de insomnio del PSG desde la llegada de Al-Khelaifi

Desde la llegada del jeque al PSG, el club ha fracasado en su intento de ganar la Champions League y ahora su continuidad se ve comprometida.

Desde la llegada de Nasser Al-Khelaifi, el PSG se impuso como objetivo prioritario la Champions League. Sin embargo, en los siete años que lleva en el club, no ha conseguido ni alcanzar las semifinales de la máxima competición europea a nivel de clubes. Con el Barcelona como su bestia negra, estas son las siete noches fatídicas que han comprometido la continuidad del jeque en el club parisino.

Barcelona (2013)

Con Carlo Ancelotti en el banquillo consiguieron un 2-2 en París en un partido en el que Messi se marchó lesionado a mitad del encuentro. Ibrahimovic, Matuidi, Messi y Xavi, de penalti, fueron los goleadores de aquel encuentro en el que toda la defensa del Barça terminó con tarjeta amarilla. En la vuelta, al conjunto de Tito Vilanova le bastó un empate a uno sin Messi, que salió desde el banquillo. Javier Pastore se adelantó en el marcador, pero Pedro, a pase de David Villa, acabó con las esperanzas de los parisinos de superar los cuartos.

Chelsea (2014)

No le pudieron salir mejor las cosas en el encuentro de ida a los de Laurent Blanc. Jugaban en casa contra el Chelsea y Lavezzi les adelantaba. A pesar de que Hazard igualaba la contienda de penalti, en la segunda parte David Luiz se metía un gol en propia puerta. Ya en el descuento, Pastore pondría el 3-1 definitivo. Sin embargo, en la vuelta, se dio el resultado más temido. El Chelsea de José Mourinho logró el 2-0 en Stamford Bridge con goles de Schürrle (que entró al principio del partido por el lesionado Hazard) y Demba Ba, que marcaba casi al final para darle la vuelta a la eliminatoria de cuartos de final.

Barcelona (2015)

Esta vez no tuvo opciones de pasar de cuartos. Neymar abrió la lata para que en la segunda parte Luis Suárez metiese un doblete, solamente maquillado por el gol de Mathieu en propia a meta a pocos minutos del final. La victoria abultada por 1-3 y los goles fuera de casa pesaban mucho y en la vuelta, fue Neymar el que se encargó de sentenciar la eliminatoria en la primera parte con dos tantos. Laurent Blanc volvió a ver cómo le ganaba la partida su excompañero Luis Enrique.

Manchester City (2016)

Se cruzaban los jeques en cuartos de final. Los de Laurent Blanc comenzaron perdiendo por un gol de Kevin de Bruyne (antes había fallado un penalti Ibrahimovic), pero rápidamente se rearmaron y remontaron. Ibrahimovic y Rabiot adelantaron a los suyos hasta que Fernandinho igualó la contienda. El 2-2 en París daba ventaja al equipo de Manuel Pellegrini, pero se asegurarían de que en la vuelta quedase el pase sellado. De Bruyne marcaba en el 76 el único gol del encuentro, aunque el resultado pudo ser más amplio si Agüero no hubiera fallado una pena máxima en la primera mitad.

Barcelona (2017)

La tercera vez que el PSG, esta vez con Unai Emery en el banquillo, se cruzó con el Barcelona, fue la más dolorosa. Eran los octavos de final y el conjunto francés realizó un partido impecable, especialmente a la hora de robar balones en el centro del campo con un destacado Rabiot. Di María, Draxler, otra vez Di María y Cavani fueron los artífices del 4-0 que ponía a Luis Enrique contra las cuerdas. Pero en la vuelta el Barcelona salió a morder y en el minuto 50 ya llevaba tres goles (Luis Suárez, Kurzawa en propia puerta y Messi). Con los azulgrana crecidos Cavani aplacaba el miedo a la remontada, haciendo que el Barcelona necesitara tres goles para pasar. El marcador no se movió hasta el minuto 88, cuando llegó la gesta del Barça con polémica arbitral incluida. Neymar hizo dos, el segundo de penalti, ya en el descuento. Y en la última jugada prácticamente (minuto 95), el Barcelona se volcó a la heroica y Neymar consiguió centrar a Sergi Roberto para que realizara un remate acrobático que acabó en el fondo de la portería, consumando la remontada y haciendo que el Camp Nou estallase.

Real Madrid (2018)

En los octavos contra el Real Madrid, los de Emery no tuvieron muchas oportunidades de pasar, y eso que en la ida Rabiot empezó adelantando a los suyos. Pero el Madrid contaba con Cristiano Ronaldo, que se encargó de hacer los dos primeros tantos, uno de ellos de penalti. Marcelo pondría el 3-1 final a pase de Asensio y complicaba mucho las cosas para la vuelta a los rivales. En la vuelta, el planteamiento de Zinedine Zidane no fue defensivo para aguantar el resultado y Cristiano abrió el marcador. Cavani consiguió igualar, pero si quedaba alguna esperanza de remontar, se iba con el gol de Casemiro a diez minutos del final.

Manchester United (2019)

A Thomas Tuchel le salió el plan a la perfección y en un partido en el que se lesionaron varios jugadores de ambos equipos, el PSG dio una lección con goles de Kimpembe y Mbappé. Esa fue la única derrota (0-2) de Ole Gunnar Solskjaer hasta este fin de semana ante el Arsenal desde que se hizo con las riendas del Manchester United. El partido de vuelta también estuvo plagado de bajas y por si fuera poco, Eric Bailly y Julian Draxler se retiraron lesionados. El United no jugó especialmente bien, pero supo aprovecharse de las ocasiones que tuvo. Un gol tempranero de Lukaku ponía en alerta al PSG, que no tardaba en empatar por medio de Juan Bernat. A la media hora de partido Lukaku firmó su doblete, pero aún quedaba mucho tiempo hasta la tragedia. En el minuto 94 de partido, Kimpembe saltaba de espaldas y desviaba un balón con el brazo separado del cuerpo. Tras la revisión del VAR, el árbitro señalaba un penalti que acabaría con gol de Rashford, con la eliminatoria de octavos resuelta en su contra, con un sueño roto por séptimo año consecutivo y quién sabe si con la carrera de Nasser Al-Khelaifi en el PSG.