COPA DE ASIA

Emiratos Árabes denuncia una alineación indebida de Qatar

Reclaman que Almoez Ali, nacido en Sudán y nacionalizado, no lleva 5 años viviendo en Qatar como manda la norma, y que la madre de Al Rawi, nacido en Iraq, no es qatarí como el dice.

En la víspera de la final de la Copa de Asia (viernes, 15:00), Japón-Qatar, ha saltado una polémica de última hora en forma de posible alineación indebida. Emiratos Árabes, equipo anfitrión y que cayó 4-0 con Qatar en las semifinales, ha planteado una queja formal ante la Confederación Asiática para cuestionar la "elegibilidad" de dos de los futbolistas de la selección qatarí: Almoez Ali y Bassam Al Rawi. 

La AFC ha confirmado que ha recibido está reclamación. Ali es un delantero de 22 años nacido en Khartoum, Sudán, y Al Rawi, de 21 años, es un central nacido en Bagdad, Iraq. Según el reglamento FIFA, "un jugador que cambia de equipo nacional debe confirmar que alguno de sus padres o de sus abuelos ha nacido en ese país o haber residido en él durante cinco años después de cumplir 18 años".

Según la denuncia emiratí, Ali no cumple con ese último requisito para los nacionalizados y no lleva cinco años viviendo en Qatar. Por la otra parte, desde Emiratos Árabes Unidos niegan que la madre de Al Rawi sea qatarí como él defiende y aseguran haber mandado los papeles que lo confirman. Esta queja no ha tenido aún respuesta de la AFC.

El español Félix Sánchez, seleccionador de Qatar, no quiso referirse a este supuesto y sí a la relevancia del partido: "Sólo estamos centrados en la final. Cualquier otra cosa que no esté relacionada con el fútbol no está en nuestra mente".

Todo esto se produce en un contexto político complicado, por el bloqueo de Emiratos Árabes (y Arabia Saudí, Egipto y Bahréin) a Qatar y la ruptura de relaciones diplomáticas. La tensión se desató también durante el partido, cuando tras uno de los goles de Qatar en la semifinal, la afición de Emiratos Árabes que llenó el estadio (prácticamente no han ido aficionados qataríes) lanzó zapatos y botellas a los futbolistas rivales. LA AFC tiene que dar una contestación en las próximas horas.