COPA | SEVILLA 2-BARCELONA 0

1x1 del Barcelona: sin Messi en el campo, los milagros escasean

El equipo de Valverde acabó el partido sin haber chutado entre los tres palos. Así es muy difícil aspirar a revalidar el título de Copa.

Así fue la actuación de los jugadores del Barcelona en el Sánchez Pizjuán.

Cillessen: El portero holandés hizo lo que pudo ante los evidentes desfases defensivos. De hecho, en la primera parte ya salvó un gol cantado de Ben Yedder al tapar muy bien la portería con el cuerpo. Pero en la segunda parte no pudo evitar los goles de Sarabia y Ben Yedder. Tiene motivos sobrados para estar enfadado con alguno de sus compañeros.

Sergi Roberto: No está fino. Lleva un tiempo sin demostrar todas las virtudes que le dieron la titularidad en el equipo. Se le nota inseguro y sin convicción a la hora de subir por la banda. Un error suyo en el despeje de un balón con la cabeza propició el primer gol del Sevilla. Necesitamos la mejor versión del canterano de manera urgente.

Piqué: El brazalete de capitán no le sentó muy bien al central catalán. Es cierto que en defensa hizo lo que pudo, pero cometió algunos errores de bulto, como un resbalón que a punto estuvo de costar el 3-0. Tuvo en los últimos minutos una gran oportunidad con un gran cabezazo, pero el balón salió fuera rozando el poste.

Lenglet: No fue ni mucho menos uno de sus mejores partidos. Y aún menos si observamos el segundo gol donde pecó de cierta indolencia a la hora de cortar un centro que acabó por aprovechar Ben Yedder para subir el 2-0 al luminoso. Muy lento en algunas acciones, sufrió también a la hora de sacar el balón.

Semedo: Fue uno de los que lo pasó peor porque la verdad es que Valverde le puso en un buen atolladero. Para empezar se ubicó como lateral izquierdo, teniendo que jugar a pierna cambiada, y después tenía enfrente al hombre más en forma del Sevilla, el carrilero Navas. Al principio parecía que la fórmula funcionaba, pero poco a poco el sevillista le fue cogiendo la matrícula al portugués y le acabó haciendo un auténtico traje por su banda.

Rakitic: El croata no hizo un mal partido ni mucho menos, pero a veces se le echa en falta más presencia en el campo y más ahora que se situaba como pivote defensivo y buena parte del juego basculaba en sus botas.

Arthur: El mejor del partido y con diferencia. Jugó a su antojo, siendo vital a la hora de equilibrar el partido y darle un sentido al juego. Sin embargo, al final acabó contagiado de los nervios de sus compañeros y hasta se le vio perder algún balón. Está claro que con otros compañeros de viaje a su lado todo le hubiera sido mucho más fácil-

Arturo Vidal: Al chileno habrá que recordarle que no se puede confundir la intensidad con el atoramiento. Realizó más de una falta innecesaria, deteniendo el juego cuando el rival más lo necesitaba. Es verdad que el ímpetu viene en su ADN, pero un poco más de cabeza sería de agradecer. A veces tanto derroche de carácter es contraproducente.

Aleñá: El canterano fue de más a menos. Empezó muy bien, llevando la iniciativa en el juego y moviéndose entre líneas buscando espacios, pero poco a poco su juego se fue espesando, a medida también que el resultado empezaba a ir en contra y el tiempo también. En todo caso fue uno de los pocos que nunca le quemó el balón.

Malcom: Mal partido del brasileño. Tuvo en sus botas la mejor ocasión del partido, pero envió el balón fuera tras regatear al portero. Se colocó como extremo derecho, pero nunca aportó profundidad ni tampoco abrió el campo. Su aportación al juego fue más bien anecdótica. Está claro que con participaciones de este calado su rol en el equipo apunta a testimonial de aquí hasta que acabe la temporada. Una salida en el mercado de invierno no sería una mala solución.

Prince Boateng: Era su debut en el Barcelona y no se le puede pedir tampoco mucho más. Intentó jugar siempre de espaldas para dar salida al balón aprovechando su corpulencia. Estuvo participativo y dinámico, pero es evidente que aún le falta mucho recorrido para coger los automatismos del equipo. De hecho, sólo lleva un entrenamiento con el grupo.

Sustituciones

Luis Suárez: El charrúa entró en el minuto 63 con ganas de darle la vuelta al partido. Tuvo una gran ocasión, pero el balón salió ligeramente desviado tras rozar en el cuerpo de un rival. En la vuelta en el Camp Nou tendrá que ponerse las pilas.

Coutinho: Sigue en un estado tan preocupante como desesperante. Nada más saltar al campo tuvo una gran ocasión para marcar, pero lanzó el balón incomprensiblemente fuera. Luego ya no dio una a derechas, con el agravante que el segundo gol llega por una pérdida absurda de balón al querer pasar con un taconazo y hacerse literalmente un lío.

Alba: Con menos de diez minutos por delante y sin Messi en el campo poco pudo hacer el lateral para salvar la cara al partido.