Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

BARCELONA 2-VILLARREAL 0

1x1 del Barça: Dembélé le pone la quinta marcha a la Liga

El delantero francés fue de lejos el más peligroso de los blaugrana, con acciones que fueron ovacionadas por el público. Solo le faltó el gol para redondear un gran partido.

Ter Stegen: Un partido sin mucho trabajo del meta alemán, pese al acoso del rival en los primeros minutos de la segunda parte. El peligro acechaba su área, pero en ningún caso acabó poniéndole en apuros. Solo una falta de entendimiento con Lenglet tuvo como resultado final un balón al poste.

Semedo: Al lateral portugués le falta un poco más de convicción a la hora de subir ataque y centrar balones al área para convertirse en un gran lateral derecho para el Barcelona. Lo cierto es que poco a poco se va soltando y parece haber encontrado en Dembélé un socio ideal para sus incursiones por la banda.

Piqué: Gran partido del central. Y no lo decimos solo por el gran gol de cabeza que marcó, que también, sino porque estuvo imponente tanto en la anticipación como en el juego aéreo. Le toco bailar con el ex espanyolista Gerard Moreno, por lo que las chispas entre ambos estaban garantizadas como finalmente así fue. En esta ocasión, el central le ganó por goleada al delantero.

Lenglet: Transmite a veces una inseguridad que esperamos que con lo el paso de los partidos la vaya dejando atrás. Una indecisión suya estuvo a punto de costarle muy caro al Barcelona. Tiene que dar un paso adelante porque la ausencia de Umtiti se anuncia para largo.

Alba: Incansable. Lo del conejo de Duracell a Jordi se le queda corto. Está en todas partes, se ofrece siempre, busca soluciones en ataque, recupera balones y además corta transiciones. UN lujo para este equipo que está sufriendo demasiado en defensa. Mejor que ni se refríe. De ahí que el Camp Nou se quedara mudo cuando vio a Alba en el suelo y pidiendo la ayuda de las asistencias. Afortunadamente, siguió jugando.

Sergio Busquets: Un partido correcto, sin grandes aspavientos pero siempre eficaz. Perdió algún balón, pero en todo casa nada que ver con el desasosiego que se vivió ante el PSV esta misma semana. Un seguro de vida para el equipo, sobre todo cuando los fusibles de las ideas se empiezan a cortocircuitar.

Rakitic: Mal partido del croata. No está bien. Ya dio una imagen pobre ante el PSV y ahora ha repetido sensaciones frente al Villarreal. Le falta chispa en su juego. Eso no quiere decir que no lo intente y lo dé todo en el campo porque su capacidad de sacrificio es indudable, pero está claro que desde que regresó de la lesión no está fino del todo. Tuvo un remate que pasó cerca del poste.

Arturo Vidal: El chileno se parte la cara en el campo. Esa es una de sus mayores virtudes y que le están convirtiendo en uno de los favoritos en las gradas. Sin embargo, en el juego combinativo del equipo se le ve sufrir en muchas ocasiones siendo una nota disonante a la hora de busca la posesión del balón. Aporta mucho más sin balón, actuando como un perro de presa en el mediocampo. Estuvo cerca de marcar tras un centro de Alba en el que lanzó con los pies como si no hubiera mañana, pero no acabó tocando el balón. Fue ovacionado por el respetable cuando Valverde decidió sustituirlo por Aleñá.

Dembélé: El mejor del partido. Derroche de facultades y potencia por la banda derecha, yéndose siempre cuándo y cómo quiso. A veces juega tan acelerado en las transiciones que ha de esperar a los compañeros. En la primera parte fue un puñal gracias a sus paredes con Semedo. Fue de lejos el delantero más peligroso del equipo, ejecutando regates y driblings imposibles. Una asistencia suya acabó con el gol de cabeza de Piqué. La gente le agradeció su juego en varias ocasiones coreando su nombre. Solo le faltó el gol para redondear un gran partido. Este Ousmane puede jugar a los videojuegos todo lo que quiera.

Messi: No fue su mejor partido ni mucho menos. Durante algunas fases se le vio un tanto perdido, sin saber muy bien cómo salir de la telaraña del Villarreal. También es verdad que los defensas castellonenses se emplearon con excesiva rudeza en los primeros minutos y quizás eso amilanó un tanto al argentino. En todo caso, sin ser un partido para enmarcar, regaló una gran asistencia a Aleñá para que cerrar el partido con segundo gol y puso en apuros en sendas ocasiones a Asenjo con remates secos desde fuera del área.

Coutinho: Partido muy discreto del brasileño. Es verdad que la etiqueta de ser el jugador más caro de la historia le persigue allá donde va, pero también es verdad que su juego a veces no pasa de ser intrascendente. Tiene que tener más regularidad y participación en el campo porque a veces da la sensación de ser un Guadiana futbolístico. Dibujó alguna jugada que hizo levantar al público, pero en general perdió más balones que otra cosa.

CAMBIOS:

Aleñá: Con apariciones así es como un canterano con mucha calidad y muchos sueños se gana un puesto en el equipo. Gran gol el suyo, elevando lo justo el balón ante la salida desesperada de Asenjo, tras una enorme asistencia de Leo.

Malcom: Jugó prácticamente los minutos de la basura. Se le vio con ganas. Envió un cabezazo con toda la intención a la portería de Asenjo, pero se fue fuera.