SUPERCOPA EUROPA | REAL MADRID - ATLÉTICO

Tres mil madrileños llenan de color las calles de Tallin

El trofeo del torneo se exhibe en la plaza de La Libertad. Alrededor de 3.000 aficionados madrileños tomarán hoy la ciudad.

0

La plaza de la Libertad es el punto elegido por la UEFA para montar la fan zone de la final de la Supercopa de Europa entre Madrid y Atlético. Su pieza central es una cruz maciza de cristal: el Monumento a la Guerra de Independencia, que conmemora la lucha de los estonios entre 1918 y 1920 para liberarse del dominio extranjero. Pero ningún aficionado español ni del fútbol en general recayó en ello. Las miradas de todos los seguidores estaban dirigidas a un stand en el que brillaban la Champions, la Europa League y la Supercopa, el trofeo por el que lucharán Madrid y Atleti.

Alrededor de 3.000 madrileños tomarán hoy la ciudad. Los seguidores guardaron cola para la foto con los trofeos. Los madridistas más cerca de la Champions, los rojiblancos de la Europa League. La afición no sigue el método de los futbolistas, a los que no les gusta ni tocar ni mirar el trofeo. Subieron niños y mayores, españoles y extranjeros...

Todos sueñan con el momento de levantarlo. Ninguno podrá hacerlo pero sí los capitanes de Madrid o Atleti (Ramos o Godín). La gente esperó en la cola con respeto, como se hace todo en Tallin. Hubo hasta algún seguidor del Barça con la camiseta de Messi. El culé tendrá que esperar. El honor será de rojiblancos o madridistas. Hubo en la fan zone futbolines, música, tienda donde comprar productos y camisetas de los finalistas. La zona se fue animando con el transcurrir de las horas. Hubo un futbolín humano con los niños como protagonistas.

Más de un aficionado de Atleti y Real se retaron, quizá pensando en ser ellos los que marcaban los goles en el estadio. No lo fueron pero durante unas horas todos presumieron de equipo y jugadores. Los del Madrid bromeaban y vacilaban: seguirá la racha. Los atléticos, mayoría entre los 3.000, sueñan con cambiarla y que el Atleti se lleve hoy el título...