SUPERCOPA EUROPA | REAL MADRID - ATLÉTICO

Las Fan Zones están a tres kilómetros del estadio

Los aficionados pueden recorrer fácilmente la ciudad. Tallin se puede explorar sin necesidad de usar ningún medio de transporte.

Tallin
0

"Todos los preparativos para la Supercopa de la UEFA han estado en marcha durante más de un año”, dice el vicealcalde de Tallin, Vadym Belobrovtsev. Mañana tendrá lugar la inauguración de la Fiesta del Fútbol, que se celebrará en una Fan Zone Neutral ubicada en la Plaza de la Libertad y que permanecerá abierta desde las 12:00 horas hasta las 24:00 horas y en el mismo horario en el día del partido. Allí estarán expuestos los trofeos de la Champions, la Europa League y la Supercopa. Los patrocinadores Playstation, Nissan, Pepsi, Lays y Heineken ofrecen distintas actividades como por ejemplo demostrar las habilidades con el balón y retar a otros aficionados en un campo de uno contra uno. A las 21:00 horas habrá concierto con Pur Mudd. Al día siguiente, el concierto lo ofrecerá Liis Lemsalu Band de 20:00 a 20:45 horas (el partido es a las 22.00 horas local).

Todas las actividades en la ciudad son gratuitas. Eso sí, las Fan Zones del Real Madrid y Atlético están separadas por motivos de seguridad. La del equipo blanco se halla en la plaza del Ayuntamiento, aproximadamente a 2,7 kilómetros del estadio (unos 34 minutos a pie). Y la del Atlético está localizada en la Puerta Viru, a 2,6 kilómetros del estadio. La ventaja para los aficionados que la pequeña y coqueta ciudad de Tallin se puede explorar sin necesidad de usar ningún medio de transporte. Los taxis desde el aeropuerto Lennart Meri de Tallin hasta el centro de la ciudad cuestan entre cinco y diez euros y el trayecto dura unos 15 minutos (está a sólo cuatro kilómetros del centro urbano).

Tallin tras Skopje, Trondheim, Tiflis, Cardiff...

Tallin, la capital de Estonia, sigue los pasos de Praga (2013), Cardiff (2014), Tiflis (2015), Trondheim (2016) y Skopje (2017) como ciudades que han albergado una final de la Supercopa de Europa. Han tomado el relevo de Mónaco, donde se ha celebrado la final tantos años. Teniendo en cuenta que a los aficionados les cuesta moverse en estas fechas veraniegas, la UEFA prefiere llevar sus finales a estadios más pequeños pero a países donde no suelen disfrutar de fútbol de primer nivel.