CHAMPIONS LEAGUE | JUVENTUS-REAL MADRID

Así han cambiado Madrid y Juve 286 días después de Cardiff

El sorteo ha deparado una reedición de la última final de la Champions League pero los dos equipos han sufrido bastantes cambios en plantilla, tácticos, etc
Porto – Liverpool en vivo: Champions League, cuartos

El caprichoso bombo de la Champions ha querido que Juventus y Real Madrid se vuelvan a ver las caras en Europa. Dos equipos que se han enfrentado en lo más alto durante los últimos años.

Los blancos arrasaron a los turineses en la última final de Champions League en Cardiff más de medio año atrás pero los bianconeri tienen presente que han sido el último conjunto capaz de eliminar al Real Madrid a doble partido.

Desde su último encuentro en Cardiff, que acabó con una Orejona más en las vitrinas del Bernabéu, ambos equipos han sufrido cambios tácticos, de plantilla y salidas de algún que otro jugador importante en ambos conjuntos.

Juve: Fin de la BBC y vuelta del mejor Dybala

Max Allegri está ante un año de reinvención en la Juventus. Si a Cardiff llegaban como un equipo temible en ataque pero que se construía desde la defensa, a esta eliminatoria llegan con mucha menos seguridad defensiva aunque sin perder potencia arriba.

La salida de Bonucci al Milán este verano rompió la BBC juventina (Bonucci, Bargazli, Chiellini) y la nueva B, la de Benatia, no acaba de encajar de la misma manera. Tampoco Höwedes mejora al central del Milán. La eliminatoria contra el Tottenham fue un buen ejemplo de como la Juventus puso todas sus opciones en la cesta del gol y no en la de la seguridad defensiva, de la que no gozó en ningún momento del cruce.

La salidas han sido cubiertas con jugadores con experiencia como Matuidi, De Scigilio o Douglas Costa, renovando un bloque campeón que aún sigue evolucionando en busca de su mejor nivel.

A pesar de su potente plantilla, Allegri encontró dos problemas desde el inicio de esta temporada: recuperar al mejor Dybala para este tramo de temporada y un valle en el rendimiento de Buffon después su excelente temporada pasada. Al argentino parece haberle recuperado (pasó varios partidos en el banquillo ya es el máximo goleador del equipo) y de su desempeño y su entendimiento con Higuaín de cara a gol pasan gran parte de las opciones de eliminar al Real Madrid.

En el caso de Buffon, Allegri mantiene la confianza en el de Carrara para las grandes citas (jugó en Barcelona, Londres, el derbi contra el Torino, contra el Nápoles, etc) pero no es tan indiscutible como temporadas atrás. El míster bianconero le ha dado partidos importantes en Serie A al polaco Szczesny dejando ver que el relevo está próximo.

Respecto a Cardiff, el preparador italiano ha cambiado a la Juve tácticamente. Del 4-2-3-1 que alineó en Gales y que mantuvo este principio de temporada ha ido mutando a un 4-3-3 en las últimas semanas con Buffon en portería Barzagli, Benatia, Chiellini y Alex Sandro en la zaga, trivote formado por Khedira, Pjanic y Matuidi y Douglas, Dybala e Higuaín en ataque. El bosnio, timón del juego juventino, no estará en el Santiago Bernabéu por sanción.

Como se vio en el documental de Netflix sobre esta temporada en el equipo turinés 'First Team: Juventus', desde el club casi se da por hecho que seguirán dominando el 'calcio' pero todos los esfuerzos están puestos en la Champions, que es la única joya que falta en la corona del rey del último lustro en el fútbol italiano.

Real Madrid: ¿Isco o Bale? Ni el uno, ni el otro

El gran debate en la previa de la final de la Champions respecto al Real Madrid giró en torno a si el titular sería Isco o Gareth Bale, factor que condicionaba enteramente el planteamiento (4-3-3 con la BBC o 4-1-2-1-2 con Isco como mediapunta). El entrenador marsellés apostó por Isco, como ya hizo en semifinales contra el Atlético, y ganó 4-1, lo que además de una Champions parecía la confirmación de un modelo ganador de cara a esta temporada.

Pero en el fútbol, lo que valió ayer, hoy no sirve. La temporada empezó torcida en La Castellana y Zidane empezó a retocar el once hasta encontrar una fórmula donde ni Isco ni Bale tienen el protagonismo esperado.

El malagueño esperaba confirmarse como titularísimo esta temporada pero, al no acompañar los resultados, le ha tocado saltar del once en bastantes ocasiones por culpa del cambio de esquema. Zidane ha probado con un 4-4-2 que le ha dado buenos resultados y ha dado paso a otros como Lucas Vázquez o Asensio (caso de la vuelta en París). Isco verá la eliminatoria como su particular 'día de la marmota': ese en el que se le exige volver a demostrar que su fútbol es imprescindible en el Real Madrid.

En el caso del galés, las lesiones le han vuelto a lastrar una temporada más. Zidane ha intentado recuperarle pero para el míster ya no parece ser impresicindible y tiene que volver a ganarse el sitio. El de Cardiff pasa por ser una opción más de cara a esta eliminatoria y la BBC apenas se contempla como opción táctica para esta eliminatoria.

En lo que respecta al once de Cardiff, el Madrid pasa una fase de reconstrucción en la defensa tras la salida de Pepe y el banquillo ha perdido quilates después de marcharse James y Morata este verano. Los refuerzos estivales no han funcionado como se esperaba y Zidane está tirando del mismo bloque del año pasado. En lo táctico, tampoco hay demasiadas variaciones respecto a la pasada final así que Allegri se encontrará un Madrid parecido al que ya vio en Cardiff en el que el fútbol pasa por Kroos y Modric y el gol es tarea casi exclusiva de Cristiano Ronaldo. 

En el campeonato nacional, el Madrid se descolgó casi desde el inicio y en la Copa, se fue antes de lo esperado después de 'El Pepinazo'. El Real Madrid se agarran la Champions como a un clavo ardiendo.