Empate sin goles en Albacete

ALBACETE 0 - ZARAGOZA 0

Empate sin goles en Albacete

El Real Zaragoza, con siete novedades, fue mejor que el Albacete, pero volvió a estrellarse ante su falta de gol.

El Real Zaragoza es otro fuera de casa. Compite mejor que en La Romareda y se acostumbra a cargar de méritos, pero tiene un claro problema de eficacia. Sólo ha marcado un gol en las últimas jornadas y eso le impide, como en el Carlos Belmonte, trasladar su dominio al marcador. El empate le deja más o menos como estaba, igual que al Albacete, que no tuvo precisamente su noche.

Natxo González movió su once de arriba abajo. Ratón y Mikel aparecieron por los sancionados Cristian Álvarez y Verdasca y las sorpresas fueron Javi Ros, Raúl Guti, Pombo y Toquero, además de Benito, que sí estaba en las quinielas. Nada menos que siete cambios en total. Es decir, un Zaragoza nuevo, con Zapater, Papu, Febas y Vinícius en el banquillo.

El equipo aragonés entró como un tiro al partido y no tardó en amenazar seriamente al Albacete con un disparo cruzado de Javi Ros que se fue rozando el poste. Antes del cuarto de hora, Ros, activísimo, volvió a probar suerte desde fuera del área dentro de un larguísimo pasaje de agobio del Zaragoza, cuya mejor ocasión fue un lanzamiento de falta de Grippo, en suerte desconocida hasta ahora del central suizo, que se estrelló en el larguero.

La primera parte fue prácticamente un monólogo del Zaragoza frente a un Albacete desconcertado y sin soluciones, que sólo pisó el área de Ratón a dos minutos del descanso, en un remate de Espíndola al palo, tras una acción en falta de Zozulia sobre Mikel que no quiso ver el árbitro.

El equipo manchego, agitado, sin duda, por Enrique Martín en el intermedio, dio un paso adelante en el inicio de la segunda parte y el duelo vivió una fase de equilibrio, con el Zaragoza algo más replegado, pero buscando siempre posesiones largas que hicieran correr mucho al rival detrás del balón.

A media hora del final, Natxo González movió el banquillo y dio entrada al brasileño Vinícius Araújo por Toquero en un intento por darle otro aire a su ataque. Minutos después fue Febas el que relevó a Pombo. También Martín buscó el revulsivo en su equipo con las entradas de Adri Gómez por el lesionado Gaffoor y de Bela por Espíndola.

El partido ganó en emoción conforme el reloj les corría a toda velocidad a los dos equipos, aunque en las áreas hubo mucho ruido y pocas nueces. O lo que es lo mismo, muchas aproximaciones, pero sin ocasiones claras.

El encuentro se pudo decantar a en el minuto 74 en un derribo de Delgado a Febas dentro del área, pero el colegiado Eiriz Mata no apreció penalti. Acción, desde luego, para la polémica y que Febas reclamó con desesperación e impotencia desde el suelo.

Papu, recién ingresado, tuvo el partido en sus botas a cinco minutos del final, después de una gran jugada personal, con freno incluido, de Febas, pero no estaba la noche para premiar la superioridad del Zaragoza, que hizo muchas cosas bien en el Carlos Belmonte, pero le faltó lo más importante para ganar. Y ya lleva muchos partidos sin ver puerta. Borja Iglesias acumula ocho jornadas sin marcar, y eso es terrible para el equipo aragonés.

0 Comentarios

Normas Mostrar