CÁDIZ

El hijo del 'chino' Zárate, a prueba con el Cádiz B

Al igual que su padre en los 90', Luca Zárate ha comenzado a vestir los colores del Cádiz, de momento a modo de prueba. Busca su oportunidad en Europa tras cruzar el charco.

El hijo del 'chino' Zárate, a prueba con el Cádiz B
Marcos Piñero

El hijo del exfutbolista Ariel Zárate se encuentra a prueba en el Cádiz, entrenando en estos momentos con el equipo filial a las órdenes de Baldomero Mere. No ha firmado ningún tipo de contrato, por lo que, de momento, tan solo entrena y estaría a disposición del entrenador portuense para la disputa de algún partido amistoso que pudiera surgir. 

Luca Tomás Zárate, de 19 años, ocupa la posición de mediapunta. Entre sus características destaca el manejo y golpeo de balón, muy parecidas a las que mostró su padre cuando jugaba al fútbol y defendía camisetas de equipos como el Cádiz. Curiosamente, Ariel Zárate llegó a compartir vestuario en el conjunto amarillo con el que ahora es entrenador provisional de su hijo. El producto de las vueltas que da el fútbol. 

El ‘chino’ Zárate, como le conocían popularmente, comenzó en el Vélez Sarsfield de Argentina, mismo equipo del que ha salido su hijo Luca. Procedente del Toluca mexicano, en 1996 recayó en el Cádiz cuando el equipo gaditano se encontraba inmerso en Segunda B. En la ‘Tacita’, Ariel se ganó el cariño del público cadista, marchando a Segunda División en 1998 para jugar en el Málaga, con el que debutó en Primera un año después. 

Recaló en el Elche de Segunda División en 1990, jugando 21 partidos y completando actuaciones que le siguieron para regresar a Primera División, al Málaga, en 2000 y tener mucho más protagonismo. Posteriormente firmó por el Xerez de Segunda en 2002, donde permaneció una temporada, volviendo a defender la camiseta del Elche hasta que en 2005 decidió volver a Argentina. 

Fue fichado por el Deportivo Morón en su retorno a su país natal, militando en el Tristán Suárez en 2007, antes de defender la elástica de All Boys desde 2007 a 2011, año en el que anunció su retirada con 37 años, cerca de cumplir los 38. Ahora, su hijo, que tiene la mitad de la edad con la que Ariel dijo adiós al fútbol, busca abrirse camino en el mundo del balompié. Y lo hace bajo un escudo que sirvió a su padre para hacerse un hueco en el fútbol español.