HUESCA 3-CÓRDOBA 1

Álex Gallar, Melero y Ferreiro arrasan a un flojo Córdoba

El Huesca hizo valer su solvencia en casa y se deshizo de los andaluces en una tarde de frío y viento. Fortaleció su liderato.

0

El Huesca de Rubi es intratable en El Alcoraz. Los oscenses son los mejores locales de la categoría y el Córdoba no pudo hacer nada ante el potencial del equipo altoaragonés. En el minuto 46, el partido estaba decidido con los goles de Sastre, Jair y de un Ferreiro que fue la estrella del partido repartiendo dos tantos y estrenándose en la categoría.

Los locales tomaron el bastón de mando desde el primer minuto y las ocasiones fueron siempre de los azulgranas. La primera la tuvo Sastre que avisaba con un tiro dentro del área tras un gran control. Siete minutos después el jugador balear remataba un fantástico centro de Ferreiro. Lluís Sasatre peinaba el esférico y Kieszek no podía hacer nada para evitar el primero.

El colista reaccionó al primer tanto y Sergi Guardiola estuvo a punto de hacer el empate en el minuto 26. El dominio del Córdoba lo cortó de nuevo Ferreiro echándose al equipo a su espalda y en el 42 sirvió en bandeja un córner que cabeceó al fondo de la red. El balón lo remataba sobre la línea de gol Melero, pero el colegiado decidió dárselo al central de Cabo Verde.

Los andaluces intentaron reponerse tras el descanso, pero a los 45 segundo de la reanudación Ferreiro finalizaba una buena jugada de Chimy Ávila por la banda derecha. El extremo gallego se encontró con un balón y no dudo en estrenarse en liga introduciendo la pelota junto al palo. Un premio a la constancia del jugador Orensano que empezó la temporada como suplente y que ahora es el jugador más importante del equipo de Rubi.

Todo hacía vaticinar que el partido se iba a cerrar en una goleada pero el Huesca no supo finalizar las numerosas contras que tuvo. Ni Gallar, ni Chimy, ni Alexander ni Camacho fueron capaces de marcar el cuarto. Un desacierto que lo aprovechó Sergi Guardiola para hacer el tanto del honor del equipo verdiblanco.

Un triunfo que demuestra que la derrota de Granada fue fruto de un día y que manda alarmantes señales al equipo cordobés, un colista que acumula nueve partidos sin victorias y que con Merino como entrenador no saben lo que es vencer.