Apeh y Abel Gómez ajustician a un Nàstic sin fútbol

NÀSTIC 0 - LORCA 2

Apeh y Abel Gómez ajustician a un Nàstic sin fútbol

El Lorca logra su primer triunfo a domicilio de la temporada ante un conjunto grana que sigue decepcionando en sus partidos en el Nou Estadi.

EI rendimiento del Nàstic en el Nou Estadi empieza a ser surrealista. El conjunto grana volvió a dejar pasar una oportunidad de oro para asaltar los puestos de la zona tranquila tabla tras caer ante un Lorca superior. Los de Curro Torres tiraron de eficacia y fútbol para dejar en la lona al equipo de Rodri y sellar el primer triunfo a domicilio del curso. Toman oxígeno y solo el goal average les deja en puestos de descenso.

Lo cierto es que Curro Torres preparó a conciencia el encuentro y, en un principio, sorprendió al Nàstic porque pese a que el conjunto grana acaparó gran parte de la posesión, no dispuso de ninguna ocasión clara de gol. Con el paso de los minutos, Barreiro se dejó ver más y Maikel Mesa, que apareció como segunda punta, probó en varias ocasiones a un Dorronsoro que se mostró muy seguro. Al Lorca le bastó con crear peligro a cuentagotas, pero Nando, Noguera y Dani Ojeda fueron un suplicio para un Dimitrievski que evitó en más de una ocasión que su equipo se marchara al descanso por detrás en el marcador.

Ya en la segunda mitad, el Nàstic quiso ponerle una marcha más al partido porque la paciencia de su afición parecía que tocaba a su fin y el Lorca se dispuso a esperar su momento. Y justo cuando Rodri apostó por Dongou, que debutó, para tener más presencia ofensiva, llegó el tanto del conjunto de Curro Torres. Fue en el 59' tras una clase magistral de temple y calidad. Noguera filtró un pase medido a Nando que supo esperar la llegada de Apeh y el punta hizo el 0-1.

Eso sí, el conjunto grana supo mantener la entereza pese al golpe y, en el 67', Maikel Mesa marcó en claro fuera de juego y el linier no falló. Fue uno de los pocos avisos que lanzaron a un Lorca que parecía estar cómodo. Además, sus contras estaban envenenadas y, en el 73', Dani Ojeda obligó a lucirse a Dimitrievski para dejar con vida a su equipo. En el final del partido, el Nàstic se olvidó de jugar y Abel Gómez aún hizo más sangre. Marcó un golazo de falta. La afición grana abroncó a su equipo.

0 Comentarios

Normas Mostrar