Empate que no satisface a nadie

BARCELONA B 1 - SEVILLA ATLÉTICO 1

Empate que no satisface a nadie

El Barça solo suma un punto ante un Sevilla Atlético que sigue sin conocer la victoria. Se adelantaron gracias a Aleñá, pero Gual empató.

Barça B y Sevilla Atlético firmaron un empate merecido del que nadie salió contento. Los azulgrana querían seguir sumando de tres en casa, y se adelantaron gracias a Aleñá, mientras que los sevillistas trataron de sumar su primera victoria y casi pierden el empate: Arnáiz y Cardona pudieron marcar en la última acción del partido.

Con solo tres minutos jugados llegó el primer gol del encuentro. Subió al marcador para el Barça, pero la factura fue casi en exclusiva de Aleñá. El catalán intuyó hacia donde iba un rechace del Sevilla Atlético, lo interceptó y con la zurda batió al portero. Las caras de enfado e incredulidad de los futbolistas del Sevilla fueron cambiando a medida que pasaron los minutos, pues el Barça no merodeó a Soriano durante varias acciones. Controlaba el partido el Barça, que buscó en exceso la banda izquierda con Cucurella y Arnáiz, pero el extremo no resolvió los uno contra uno. Ambos equipos maduraban el partido, apostando siempre por el pase en corto y raso, que les otorgaba posesión pero no profundidad, con el Choco Lozano por un lado y Marc Gual por el otro tocando muy pocos balones. El ex del Espanyol avisó en el 30' tras un excelente regate a Cucurella, mientras que Arnáiz obligó a lucirse al portero visitante en una falta lejana en el 40'. Al borde del descanso Carballo gozó de la que fue quizás la más clara para el Sevilla en la primera parte, pero el disparo le salió muy centrado.

Y si la primera parte empezó bien para el Barça B, la segunda lo hizo para el Sevilla Atlético. En la primera acción de peligro Matos le ganó la espalda a Palencia, que se desequilibró e hizo caer al sevillista dentro del área. ¿Resultado? Penalti convertido por Marc Gual y 1-1 en el marcador. El guión del partido pareció calcado al de la primera parte, pues tras el gol solo acciones individuales pudieron alterar el marcador. La mejor, de Aleñá. El medio del Barcelona se fue de tres rivales, con caño y auto-pase incluidos, pero cruzó demasiado un disparo al que ya llegó muy forzado. Ninguno de los dos equipos se resignó con el empate, pero tampoco arriesgaron tanto como para descuidar el punto que ya tenían sumado. El Barça, en la última acción, pudo llevarse el partido gracias a un disparo de Arnáiz que rechazó Soriano y que no resolvió Cardona

0 Comentarios

Normas Mostrar