Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

Historias de la Copa: La histórica gesta del Mirandés en 2012

COPA DEL REY

Historias de la Copa: La histórica gesta del Mirandés en 2012

Pablo Infante celebra la clasificación para semifinales de Copa del Rey.

FELIX ORDONEZ

REUTERS

El humilde conjunto de Miranda de Ebro, en ese momento en Segunda B, llegó hasta las semifinales liderados por su delantero y capitán, Pablo Infante.

La alegría que supone para los Segunda B y los Tercera clasificarse habitualmente para la Copa del Rey no tiene nada que ver con esta historia. Esta historia está lejos de una buena recaudación de taquilla y un grande lleno de meritorios en busca de minutos contra un club varias categorías por debajo “que llega con la ilusión de dar la sorpresa” dando por hecho que no la van a dar. En 2012 todos los pronósticos fallaron y el Mirandés completó una Copa magnífica y puso al club de Miranda de Ebro en primera línea durante unas semanas.

El camino de los castellanoleoneses fue más largo de lo habitual en comparación con los equipos que habitualmente llegan tan lejos. El Mirandés venía desde Segunda B lo que le obligó a jugar todas las rondas posibles antes de plantarse en la final. En la primera ronda, el rival fue el Amorebieta al que despacharon con un corto 0-1 a partido único. Más fácil fue con la Balompédica Linense, 3-1 en Anduva y el mismo resultado les metería en dieciseisavos dejando atrás al Logroñés en Tercera Ronda, cuando ya se incorporan los equipos de Segunda División.

En dieciseisavos, ronda ya a doble partido, el bombo les deparó el Villarreal, uno de los equipos más fuertes de la competición liguera aunque en el año en el que peor le fueron las cosas al Submarino amarillo. Después de acabar cuarto y entrar a la Champions League, el equipo sufrió una gran cantidad de lesiones durante el año, nunca encontró el ritmo de competición y acabó en Segunda División pero, antes de todo eso, fue la primera víctima del Mirandés.

Los de Miranda dejaron en la estacada al Villarreal por un total de 3-1 en la eliminatoria dando la primera sorpresa del torneo aunque no la única, ya que el Albacete se cargó al Atlético de Madrid o el Racing al Rayo Vallecano en una eliminatoria apasionante que acabó con un global de 6-6 favorable a los de Santander. Con todo esto, el Mirandés dejaba en la estacada a uno de los favoritos y se colaba en la fase final con una importancia capital de Pablo Infante, el capitán del equipo, que hizo un doblete en el Madrigal. El nivel y la importancia del burgalés serían vitales para la hazaña.

Los octavos de final le depararon otro rival complicado, el Racing de Santander. El conjunto cántabro seguía por entonces en Primera pero tampoco pudo ser el verdugo del equipo de Miranda. Un 2-0 en Anduva (goles de Pablo Infante y Martins) complicó mucho las cosas a los racinguistas que no fueron capaces de remontar en el Sardinero. 1-1 y a cuartos.

En cuartos tocó una de las eliminatorias más complicadas, el Espanyol de Pochettino. Los pericos parecían tenerlo prácticamente resuelto después de un 3-2 en Cornellá-El Prat que fue toda una remontada. El Mirandés se adelantó con un 0-2 y, cuando el partido estaba llegando al final, Weiss (min.84), Rui Fonte (min.86) y Verdú (min. 88) pusieron la eliminatoria a favor del Espanyol, pero no sabían lo que esperaba en Anduva.

El estadio se llenó hasta los topes (5800 espectadores) y se produjo el milagro. La cosa se puso más complicada ya de inicio cuando el Espanyol se adelantó gol de Rui Fonte mediante. Infante acercaría lo más posible a su equipo con un tanto en el 58 pero el héroe de esa noche fue Caneda. Pablo Infante colgó una falta en el 93 con todos los jugadores en el área (incluyendo al meta Nauzet) y un remate de Caneda ponía al Mirandés en las semifinales. Anduva se caía y el Mirandés seguía adelante de milagro, si cabía alguno más.

Los pupilos de Pouso estaban en semifinales y se enfrentarían a uno de los equipos más en forma ese año, el Athletic de Marcelo Bielsa, a la postre subcampeón de Copa y Europa League.

La ida en casa no pudo generar más ilusión. Anduva no había visto nunca tanta gente (8.000 espectadores) y Miranda estaba volcada con su equipo, pero no pudo ser. En la ida, un doblete de Fernando Llorente adelantó a los vascos pero un gol de Lambarri en el 88 dejaba todo abierto para San Mamés.

En Bilbao, los leones no tuvieron piedad y con un 6-2 acabaron con el sueño de los de Miranda de Ebro. El ambiente en San Mamés fue inigualable e histórico pero Infante y los suyos no pudieron estar en la final del Calderón en la que el Barça de Pep Guardiola salió campeón.

A finales de temporada y pasado el sueño de la Copa, el Mirandés certificó su buen momento con el ascenso a Segunda División en la que se consiguió mantener hasta la temporada pasada.

0 Comentarios

Normas Mostrar