Un gol de Comesaña prolonga la fiesta del Rayo en Vallecas

RAYO 1-0 ALMERÍA

Un gol de Comesaña prolonga la fiesta del Rayo en Vallecas

Los franjirrojos se impusieron a un Almería que terminó con nueve y prolongan su racha en casa, donde encadenan tres triunfos. Un córner botado por Embarba y rematado por Comesaña decidió el encuentro.

La fiesta en Vallecas no acaba. El Rayo encadenó su tercer triunfo consecutivo en casa y el segundo del curso, algo que no conseguía desde el pasado 10 diciembre (16-17). Los de Míchel ya acarician el playoff (sólo el goal average le impide acostarse en él) y tienen el liderato a tiro, mientras que el dolor del Almería es doble: a la derrota se le suman las expulsiones de dos piezas importantes para Ramis. Morcillo y Pozo no estarán ante el Valladolid.

El Rayo salió hundiendo el pie en el acelerador. Una vez más, Beltrán dio el primer aviso y cada vez que los franjirrojos merodeaban por el área rival al Almería se le cortaba la respiración. René mandó a córner un disparo a bocajarro de De Tomás, que no pudo conectar el centro de Baiano en otra arremetida posterior. Después, René encontró en el palo a su mejor aliado para desbaratar un trallazo de Embarba. Los vallecanos habían encontrado un filón por la derecha: Baiano y Embarba asomaban continuamente buscando la complicidad de De Tomás. 

Los rojiblancos Mandi y Caballero quisieron poner la réplica, pero desafinaron. Y el Rayo subió el tono: la tuvo De Tomás dentro del área, lo intentó Embarba en una contra... y Trejo no pudo coronar con gol una gran triangulación entre los de arriba. Perdonaron los locales y los visitantes encajaron su peor golpe con la polémica expulsión de Morcillo al filo del descanso

De tanto ir el cántaro a la fuente... se rompió y el 1-0 cayó en una jugada de estrategia. Embarba botó un córner que remató (entre la cabeza y el hombro) Comesaña. Ni siquiera el agarrón de Fran consiguió frenarlo. Acto seguido, el goleador salió para que entrara Manucho. Había que sentenciar. 

El Almería, con uno menos, trató de recomponerse y se mostró más contundente atrás. Embarba acarició el 2-0 de falta, pero la mano de René mandó ese misil a córner. No obstante, los andaluces no hincaron la rodilla. Pozo, el más activo, se escabullía por el área buscando la sorpresa, hasta que una entrada a Embarba le costó la segunda amarilla y dejó a los de Ramis con nueve.

El Rayo tenía el esférico y en el arreón final, agua. Manucho mandó un balón arriba, Embarba estrelló otro en el larguero... Así, con ocasiones fallidas, corrían los minutos y llegó el pitido final, pero la fiesta sigue y promete en Vallecas. 

0 Comentarios

Mostrar