Muchas ocasiones y pocos goles

SEVILLA B 0 - CÁDIZ 0

Muchas ocasiones y pocos goles

Tanto Sevilla Atlético como Cádiz tuvieron ocasiones para adelantarse en el marcador. Sobre todo, los sevillistas, que no fueron capaces de aprovechar las ocasiones que tuvieron.

Como todo partido que enfrenta a equipos necesitados, Cádiz y Sevilla Atlético pisaron el terreno de juego deseosos de encontrar las fisuras del rival y marcar cuanto antes posibles. Un juego de cazar las espaldas en el que el primer susto lo dio Álvaro García, que logró coger la espalda de Berrocal en el minuto nueve para enviar un pase perfecto de Álex Fernández dirección a la escuadra, salvando Caro el cabezazo.

Entró el partido en una fase dominadora del Sevilla Atlético y expectante del Cádiz que, fiel a su filosofía, continuaba expectante la oportunidad de abrir a banda y aprovechar la velocidad tanto de Álvaro como de Salvi. Mientras tanto, el filial no perdía la paciencia moviendo la pelota de un lateral a otro.

Largas posesiones del cuadro sevillista que se saldaría con algún que otro aviso de los locales. Especialmente, de Carlos Fernández, a quien todos sus compañeros buscaban una y otra vez sabiendo de su olfato goleador. Fue a la media hora cuando el nueve sevillista se giraba en el interior del área y sacaba un gran disparo a la portería cadista, apareciendo el guante de Cifuentes para evitar el gol.

Sobre este dominio se escribirían las últimas líneas de la primera parte, en las que entraron tímidamente algunos centros de los cadistas que no encontraron rematador. Algunos, directamente iban a saque de portería. Ya en la segunda mitad, los de azul y amarillo entraron con más peligrosidad, ya que aparecieron huecos por la banda de Alvarito que permitieron a los gaditanos llegar con más facilidad al área.

Alrededor de la hora de partido serían los momentos más emocionantes del partido. Primero, por parte de Mena, que se animaba desde la frontal enviando un latigazo que se marcharía del césped lamiendo el palo. Respondería unos minutos después Álvaro García, que cazó con la izquierda un rechace en la frontal que si no hubiera sido por la estirada de Caro habría entrado en la portería.

Y volvía el peligro al poder del filial sevillista, manteniendo un guion que ni siquiera los cambios, ni las oportunidades de Salvi, cambiaron la película. Los de Tevenet tuvieron las ocasiones más clara, mientras que los de la ‘Tacita de Plata’ parecieron firmar y dar por bueno el punto.

0 Comentarios

Normas Mostrar