Un Pau de mármol en La Cerámica

VILLARREAL-ESPANYOL

Un Pau de mármol en La Cerámica

Su año de Erasmus le ha sentado de maravilla. Da la misma seguridad que Diego López el curso pasado. Y tiene 22 años. Acabando contrato en junio, es una bicoca para el resto de clubes.

Ni tanto ni tan poco. Aunque el Estadio de la Cerámica tuviese azulejos y no césped, el Espanyol habría sumado un punto también. Fue un duelo entre iguales, aunque los amarillos tuvieron más el balón (54%) y crearon tres ocasiones más que los blanquiazules, quienes encadenan dos partidos seguidos sumando y por primera vez mantienen la portería a cero. Dijo Quique que este Villarreal es un equipo Champions y Escribá que el Espanyol pelea por lo mismo. El choque de ayer, quizás, deja a los dos a medio camino. Los amarillos no están para tanto y los pericos para tan poco como piensa Quique... Ni tampoco para tocar los cielos como auguró Escribà.

Meta sellada. Claro, que lo de ayer fue solamente un partido, en el que los locales demostraron tener un galgo en Castillejo, monopolizador del ataque, y un punzón en Bakambu, desacertado en el remate. Quizás dos piezas que pueden decidir más partidos que los atacantes pericos. Pero ambos se acabaron topando con el muro de mármol en el que se ha convertido Pau, construido con los materiales más duros. Su año de Erasmus le ha sentado de maravilla. Da la misma seguridad que Diego López el curso pasado. Y tiene 22 años. Acabando contrato en junio, es una bicoca para el resto de clubes.

Repetición. Quique no tiró de rotaciones y repitió el mismo equipo que ganó al Celta. La creencia de que un mismo futbolista no puede jugar tres partidos en una semana es vieja y absurda, tópicos que se crearon cuando el fútbol estaba dominado por los preparados físicos. Si hay una buena regeneración (y en el fútbol actual la hay) todo es posible. Aunque las rotaciones son buenas para hacer que la plantilla se sienta importante. Y seguro que llegarán el domingo.

Efeméride. Quizás por la proximidad, o porque durante un tiempo han sido vasos comunicantes, Espanyol y Villarreal comparten jugadores. La delantera Baptistao-Gerard fue amarilla, como la pareja de centrales Álvaro-Víctor Ruiz fueron blanquiazules. Ayer el delantero de la cantera llegó a los 100 partidos en Primera (26 en el Villarreal y 74 de perico). Bien haría también el Espanyol en trabajar como el club castellonense en su política acertada de fichajes.

Un incendio. El que estuvo a punto de provocar Javi Fuego, ese jugador tan silencioso como imprescindible se ha hecho en el equipo de Quique. El mediocentro tuvo el 0-1 en el 89’, en un remate ligero que se fue a las manos de Barbosa cuando lo más fácil era el gol. Por ese balón parado pasó el partido para el Espanyol, con otro remate de un notable Hermoso u otro de David López que se fue a las nubes. El Espanyol de Quique empieza a recuperarse. Solo queda que Darder, Baptistao y la competencia le permitan subir ese escalón que se pretende.

0 Comentarios

Normas Mostrar